Bel and the Loonatics: "No estamos dispuestas a cambiar por salir en radio"

Bel and the Loonatics, el grupo liderado por Belén Arjona, aterriza en España desde Londres para presentar su nuevo single You Say, en España.

CapturaEstáis consiguiendo muchísimo éxito en Reino Unido y ahora llegáis a España para presentarnos vuestra música. Pero para quienes todavía no os conozcan, ¿quiénes diríais que son ‘Bel and the Loonatics`?

Una panda de locas que hacen música desde el corazón. Con mucha pasión y diferentes estilos. Es una mezcla muy rara, ya que cada una tiene su rollo y juntas somos una bomba de relojería.

Bel, de Belén Arjona, ¿por qué Loonatics?

Porque estamos lunáticas perdidas (risas). Creíamos que representaba mucho nuestro concepto, porque siempre nos reímos mucho y hay buena energía. Empezamos con la broma de las lunáticas y al final lo pusimos con doble “oo” en vez de con u.

En un principio fue Belén Arjona como solista, y pronto os convertisteis en ‘Bel and the Loonatics’, ¿cómo fue el momento de empezar a trabajar juntas?

Realmente, Belén y yo (Sabrina) nos conocíamos de salir de fiesta por Madrid, de los garitos heavies. Y al mudarme a Londres hace seis años seguimos el contacto, ella quería hacer una banda y pensamos en juntarnos. Posteriormente conocimos a Alba, hicimos una prueba de sonido una tarde y fue todo perfecto. Maw se incorporó hace dos meses. Desde entonces decidimos empezar y llevamos ya dos años.

¿Cuál fue el momento en el que decidís que es hora de presentaros en España?

Hace muy poco, como dos o tres meses. No teníamos momento de sacar LP porque en Londres estábamos muy liadas con conciertos, hasta que decidimos que era el momento de sacarlo y presentarlo, así como el videoclip. Hasta que nos coordinamos para poder grabarlo se retrasó todo. Y una vez creado, quisimos presentarlo en nuestro país y volver a España.

¿Consideráis que la música en inglés se consume bien en nuestro país?

España es una buena consumidora de música de habla inglesa, pero no de música en general. El mercado discográfico aquí empezó a ir de capa caída desde el año 2000, nadie quiso remontarlo. Pero es cierto que a nivel de consumidores, se escucha más música que nunca, lo que pasa es que no se ve reflejado. La gente aquí es más consumidora de música comercial y de lo que se pone de moda en la radio. Sin embargo, la música alternativa característica de Londres se escucha menos. Y nosotras más independientes no podemos ser.

¿Y tendríais alguna expectativa de llegar a salir en radio?

Por supuesto, no somos tontos. Sería absurdo renunciar a sonar en alguna de ellas. El hecho de que nos puedan pinchar en radio nos acerca más a la gente y nos da conciertos, oportunidades… Creemos que se puede ser comercial sin faltar a tu esencia ni a tus raíces. No estamos dispuestos a cambiar por salir en radio.

Habéis demostrado que tenéis mucha química en los escenarios, tanto es así que os ofrecieron actuar en los míticos estudios de cine y televisión Pinewood Studios. ¿Cuál es la parte más difícil de ser artista?

El ego, que el ego no te coma. Y la perseverancia.

¿Os habéis encontrado algo en el mundo de la música que no os esperarais y no os haya gustado encontrar?

Muchos intereses. Cuando estás en la cresta de la ola, todo el mundo te admira. Y cuando pasas a un momento más anónimo, descubres el “por interés te quiero Andrés”. Todos deberíamos ser compañeros dentro del mundo de la música. Nunca se sabe quién va a acabar actuando en el Palacio de los Deportes de Madrid. Aquí en España hay mucha competencia, pero en Londres hemos notado más compañerismo. Hay mucha 

gente que no es consciente de la dedicación que supone esto y que para hacerte un hueco en la música tienes que hacer mucho más que subirte a un escenario.

Hablando de compañerismo, los cuatro tenéis talentos muy distintos: flamenco, rock… ¿tenéis problemas a veces a la hora de compaginar vuestro trabajo entre vosotros?

Para nada, somos muy amigos y tenemos los mismos objetivos y puntos de vista. Obviamente no siempre estamos de acuerdo en todo, pero cuando sucede lo hablamos, lo debatimos y llegamos a la solución sin problema. En los dos años que llevamos juntos no ha habido ningún encontronazo; haciendo bolos, grabando, y siempre dándonos fuerza.

Vais a estrenar vuestro single ‘You Say’ en España, también sacáis álbum próximamente, y lo hacéis con un único concierto en Madrid, en la sala Caracol. ¿Qué expectativas tenéis de esto?

Que a la gente le guste, llame la atención y saber si poder volverle año que viene.

¿Lo consideráis una prueba de fuego para saber si gustáis en España?

Sí, exactamente, como una carta de presentación que indique estos somos nosotros, en estado puro. Y esperando una buena aceptación.

Acabáis de llegar en un momento en que la situación cultural española es complicada.¿Vuestra música está en Spotify?

Me gusta que me hagas esta pregunta (MaW), porque Spotify es ahora mismo la principal razón por la que los artistas no recogen beneficio del trabajo que realizan. Porque precisamente Spotify tiene una política de derechos de autor por la cual el artista, en realidad, sale perjudicado. ¡Ha pasado con Taylor Swift! Cuando una empresa se queda con todo el beneficio de tu trabajo, y eso encima es legal, no puedes hacer nada más que optar por otras plataformas como iTunes, donde sí puedes recoger ganancia. No obstante, es una buena forma de difusión, por lo que es un arma de doble filo. Lo consideraremos… (risas)

¿Sois partidarios del CD de toda la vida o de las plataformas digitales?

A mi me encanta el rollo melómano de tener y oler la portada de un disco (Alba), es muy bonito. Nuestro CD nos representa a nosotros, la sencillez de la portada de formada por dos gatos de porcelana cuyas frentes están cortadas, representando la canción ‘You Say’. Y aunque nos hayan roto alguna vez, ¡ya estamos pegados!

¿Con qué grupo compararíais vuestra música y con cuál os gustaría ser comparadas?

Alguna vez nos hemos planteado esto, y cuando lo preguntamos la gente nos dice que no sabe cómo describirnos, que es algo muy nuevo. No sabemos encajarlo en un estilo. Además, las comparaciones son odiosas, incluso un poco insultantes. Siempre hay influencias, pero no queremos sonar como nadie. ¡Queremos ser ‘Bel and the Loonatics’!

¿Te interesa el contenido?