Millán Salcedo: "Volver a hacer Martes y Trece es tan improbable como que a un calvo le crezca flequillo"

Se cumplen 30 años del sketch de Martes y Trece de las "empanadillas de Móstoles", y Millán Salcedo lo celebra con un espectáculo único en el Teatro Apolo de Madrid, En mis trece con todo el humor y la personalidad que le caracterizan.

millan salcedo

Felicidades, Millán, por esos 30 años de humor, ¿qué dirías que queda de aquel Millán que conocíamos de Martes y Trece y qué trasladas de él a tu nueva obra En mis trece?

Muchas gracias por lo del 30 aniversario, realmente lo que queda de Millán es todo lo que he crecido como ser humano. Peino canas, pero lo hago encima de un escenario. Por eso, para mí es un orgullo seguir en mi línea, en mis trece. Desde pequeño y hasta que pueda, aquí, en primera línea de ataque y pretendiendo hacer “de reír”.

¿Qué podemos encontrar en este espectáculo? 

¿Qué puedes encontrar? Busca (risas). Yo ya tengo mi personalidad definida después de tantos años, y es como si de repente le pides al rey que no cace… así que ahí me mantendré.

¿Cada show varía?

Sí, los que me hayan visto ya en El Piano Verde o en De Verde en Cuando, les sonarán algunas cosas, pero en realidad cada show tiene una especie de ventanuco en el que se cuela la actualidad más rabiosa. Lo voy cambiando a medida que van sucendiendo los acontecimientos. Que la Pantoja sale de la cárcel, tengo que decirlo. Pero mola ir a la cárcel, fíjate que la Pantoja no tenía estudios y le han dado el tercer grado. La verdad que muchas veces ni yo mismo sé por dónde voy a salir.

Y el tema de la subida del IVA cutural, ¿lo has notado en el teatro?

¿Hay subida? ¿Y el ministro de Cultura dónde está? Igual aparece como un The Walking Wert. Espero que no, porque entonces le pegaré con el 21... yo lo que propongo es que respiremos sentido del humor porque es el único oxígeno que se puede respirar, intentar ver la luz al final del túnel. Hay que apoyar al teatro, que es terapéutico y sanador, para mí es un diván.

¿Cómo te sientan las incursiones puntuales que realizas fuera del teatro?

Cuando tienes la fama que ha tenido Martes y Trece te ofrecen cosas insólitas como escribir un libro, grabar un disco o dirigir una película. ¡O hacer zarzuela! Yo tuve la oportunidad de hacerlo, de hecho me dieron el premio al mejor actor lírico en el teatro Campoamor de Oviedo. Me dieron el premio a mí, seguramente por haber sido el de Martes y Trece, pero es que allí también estaba Plácido Domingo… o sea que todo eso viene de la "empanadilla de Móstoles". Igual que recibir un escrito de Víctor Manuel pidiéndote cantar con él ante 17.000 personas. Me cagué toa. Esas cosas solo se consiguen cuando has tenido cierto éxito.

¿Qué sientes que te falta por hacer encima de un escenario?

Nada, yo aquí estoy muy a gusto. Me ofrecieron hacer Tu Cara Me Suena, pero lo rechacé, no por ser un engreído, sino porque a mi lo que me gusta es hacer parodia, pero yo en directo es donde me desenvuelvo. Si yo solo estuviera en esta profesión para ganar pelas, hubiera seguido con Josema, ¿no?

¿Cabría la esperanza de que algún día se hiciera un especial de Martes y Trece en la actualidad?

Es tan improbable como que a un calvo le crezca el flequillo. Lo que fue, es inamovible. Seguramente si hiciéramos un especial tendríamos bastante audiencia, más que nada por el morbo, pero estoy seguro de que no funcionaría, mas que nada porque la base está adormilada. Es inviable.

Siempre escuchamos tu voz cómica, pero de un modo serio, ¿qué te gustaría decir? 

Es imposible, no puedo, soy una especie de Quasimodo del humor. Sin embargo, en el show hago un alegato muy fuerte en el que me juego algo. Hay gente que dice que no tengo pelos en la lengua y que digo simplemente lo que siento, y es que es horrible como se está tratando a la juventud, y no solo en mi profesión. Quiero luchar contra toda esa gente explotadora y lo hago con una música preciosa y veremos qué ocurre con ella.

¿Ha cambiado mucho el humor desde Martes y Trece?

En el humor está todo inventado, Tip y Col, Gila, el Gordo y el Flaco…y si te metes hoy en día en YouTube fíjate… yo creo que lo importante es aportar algo. En su día nosotros lo hicimos. Y de hoy en día me quedo con los chicos de la Hora Chanante, o con Dani Rovira que me encanta. O por ejemplo, el otro día coincidí con Carlos Latre en un programa de radio y estuvimos improvisando sin guión, él no lo usa. Si te gusta lo que haces es algo que te nace.

¿Piensas que es momento para el humor en España?

Siempre, va intrínseco en nuestra piel. Aquí nos reímos de nosotros mismos y esa es la clave. El carácter latino es ingobernable, y así nos va. Pero eso está bien. Nosotros tenemos que ayudar a todos los que necesitan reír.

loading...
loading...

¿Te interesa el contenido?