Soraya: “Si Rusia gana Eurovisión, el país tendrá que tragar con todos los eurofans gays”

Soraya cierra un ciclo de su carrera musical para, como ella misma reconoce, abrir otro versionando temas emblemáticos de su discografía, incluyendo coros góspel, voces melódicas y violines. A partir del 28 de mayo en el Nuevo Teatro Apolo de Madrid.

soraya

¿Qué supone para ti este Akustica?

Es el término de un ciclo muy importante de mi carrera. Y a la vez estoy abriendo otro. Es un poco el cumpleaños de estos diez años y quiero celebrarlo con mis amigos, mi público, mis músicos. Es una fecha muy especial.

¿Por qué es tan pequeña la gira?

Porque la estoy pagando yo. Estoy asumiendo unos riesgos. Era una pequeña prueba como empresaria, productora y cantante. Pero estoy muy contenta. Ha quedado un DVD de mucha calidad. Lo fácil hubiera sido coger mis temas de estos 10 años, meterlos en un CD, digitalizarlos y... ¡hale!, ¡al mercado!. Me hubiese ahorrado mucho dinero. Pero en este momento tan importante de mi carrera, la celebración de estos diez años, tienes que aportar un poco más de calidad y agradecer a tu público que te haya sido fiel. Tenía que hacer algo innovador. Creo que es una cita con un pequeño experimento. Es un proyecto innovador. Ha sido muy complicado pasar de dance a baladas. Ha habido muchas adaptaciones. Como Tierra de Fuego, un tema y estribillo para pista baile... pasarlo y adaptarlo para ser oído y cantando con violines... es una vuelta completa. Y lo más bonito es que había gente a la que no le gustaban mis canciones y que ahora en baladas le encantan. Ha habido gente que se ha vuelto a reenamorar de mi música.

¿Muchas hora de ensayo?

Tanto como cuatro años... [risas].

¿Te ha merecido la pena?

¡Absolutely!. Absolutamente sí. Para los 20 años lo volvería a repetir, aunque me quede sin el dinero que haya ganado hasta ese momento. Sobre todo lo que he conseguido: que mi público que quisiera escucharme en un teatro lo pudiera hacer. Cuento con el apoyo de la prensa. Cuando los críticos especializados han venido a ver la actuación, la han alabado. Me siento muy orgullosa de mí misma, por dar un pasito más en mi carrera, no dormirme en los laureles y superarme un poquito más, musicalmente hablando.

¿Qué se va a encontrar el público el día 28 cuando se siente en el teatro?

Muchos matices. En una hora y cuarenta y cinco minutos de todo... imagina. Empezamos con las baladas, seguimos con el góspel y así sucesivamente. Vamos a tener hasta un momento cómico. Voy presentado mis canciones y el momento cómico es cuando llegamos a la canción de Eurovisión. Todo lo que allí se vivió. Momentos de fiesta y de muchos nervios. La gente también, viendo mi espectáculo, se va a levantar. Será un viaje en el tiempo a los años ochenta. Como te digo, va haber un poco de todo.

Hablando de Eurovisión, ¿volverías al concurso?

No. Te lo digo rotundamente. Pero no te lo digo por la experiencia que viví de quedar la penúltima. No va por ahí la cosa. No volvería porque me he dado cuenta de que no estoy hecha para los concursos. Paso muchos nervios. He pasado por Eurovisión. He bailado con mi chico en un programa de televisión. Y me he dado cuenta de que no soy competitiva. Me gusta trabajar en mis proyectos cómoda. Cumpliendo años me siento más segura con lo que hago ahora, mi música o proyectos, que no dependan de un jurado. Ir sobre seguro. No me gusta el tema de las posiciones y las comparaciones. Eso no quita que no me guste innovar, pero que sea algo mío, que pueda trabajar tranquila y libremente.

¿Va a haber canciones que no sean acústicas?

Sí. Vamos respetar el fin de fiesta, que son los años ochenta. La gente se va a poder levantar de sus asientos y bailar. Melódico puede haber un 30 por ciento. No puedo perder mi esencia de baile.

Y después de este "cierre", ¿qué?

No parar. El 28 acabo y el 10 de junio empiezo con la gira inspirada en el burlesque, el cabaret de los años 20 y 30. Este año no solo mezclo la música sino que también interpreto. Me estoy preparando para ello dando clases de interpretación. Esta gira está inspirada en varias películas del género como Cabaret o Moulin Rouge. Era el momento para hacer versiones de temas clásicos del cabaret.

¿Es cierto que vas a empezar a grabar una película en septiembre?

Si. Es una película de aventuras para niños. Hago el papel de Natalia, la mamá de uno de los niños. Por eso estoy tomando cursos de interpretación, que también me están viniendo muy bien para potenciar mi carrera como cantante.

soraya 2Es inevitable volver al tema de Eurovisión. Me has dicho que no volverías pero ¿qué recuerdas de tu paso por él?

Muchos nervios. Era un montaje muy grande. Yo solo llevaba dos años de carrera y no había cantado antes. Quiero decir, que hay compañeros que llevan muchos años cantando y van al concurso con años de experiencia. Cuando yo me subo al escenario con esa producción, esa tecnología me hizo muy pequeña. Se quería dar mucho y yo personalmente era la cara visible de la representación de España. De ahí tantos nervios. Pero oye, lo hice con mucha ilusión, con mucho honor e hice lo que puede. También te digo que gracias a Eurovisión, y pese al resultado, que fue el que fue, se me abrieron muchas puertas en toda Europa. Tengo contactos muy interesantes con los que actualmente trabajo.

Como artista, ¿merece la pena?

Sin lugar a dudas. Los artistas que ya tienen sus carreras hechas, que no tengan miedo. Es una promoción que no tiene precio. Es un escenario que es muy difícil de pisar. Esos montajes y producciones son grandes, muy grandes. La tecnología punta al límite y de último momento. Algo tendrá ese festival cuando todos quieren ir.

Dejando al margen España, dime tus países favoritos.

Francia, Ucrania y Rusia.

¿Qué pasaría si ganara Rusia?

Que tendrían que tragar con todos los eurofans gays. Como pasó en mi año. Cuando yo fui el certamen se celebraba en Moscú. El festival atrae y mueve mucho.

Pero cuando tú estuviste no había esta ley tan marcadamente antigays...

No estaba pero pasaron muchas cosas en aquel festival. Los prejuicios ya estaban pululando por allí. La ley puede ser del 2013 pero el pueblo, si siente de una manera, ya lo externaliza efusivamente a las puertas de que entre en vigor. Había muchos perjuicios. El festival se hizo, se hace, en un recinto cerrado, con muchas medidas de seguridad pero, hablo de mi año, había conatos de gente que estaba en contra de determinados seguidores. Si la canción y el cantante lo merecen y ganan, el certamen no puede hacer nada. Otra cosa es que se hagan protestas por parte del público. Es más, yo me uno a ellas.

¿Conoces a Barei?

En persona no. Hemos hablado pero físicamente no hemos coincidido.

¿Te ha pedido consejo para este 14 de mayo en Suecia?

No. Barei tiene una cosa muy buena. La canción es suya. Ella sabe muy bien como lucirla y cantarla. Es su representación y es lícito que ella quiera hacerla a su manera. A mí me habría gustado que, si hubiese sido mía, hubiera sido así. No le puedo dar consejos porque cada uno vive su festival. El mío fue diferente al que ella vivará.

Soraya, sin cáscara

¿Te interesa el contenido?