Fran Nortes: "A Berta Escobar (LQSA) le diría que no peque, pero no sería ella"

Después de su obra Burundanga, en sus palabras "un texto sin medida, a lo bestia", Fran Nortes, conocido por su papel de padre Damián en la serie La que se avecina, interpreta actualmente a Ángel en la obra de teatro El secuestro, montaje escrito por él en el Fígaro de Madrid. Esta vez para todos los públicos, puntualiza.

fran norte¿Qué has aprendido en estos 14 años de profesión?

Que esto es un trabajo más que un sueño. Es lo más importante. Esto no deja de ser un trabajo como otro cualquiera.

Pero el sueño siempre queda, ¿no?

Sí, hombre, sí. Eso nunca se pierde.

Estuviste nominado por tus compañeros de profesión por Frágiles en la categoría de mejor actor revelación. Aquello de estar nominado sin ganar el premio, ¿consuela?

En este caso sí, porque no me lo esperaba para nada. Llevaba muchos años trabajando, y estar en esa nominación es muy curioso. Me acuerdo que estaba con otro compañero de profesión y los dos nos reíamos porque los dos decíamos: "Actor revelación... ¡si somos más viejos que el agua caliente!" (risas). Por eso te digo en este caso sí que fue una grata sorpresa. También te digo que el personaje de Frágiles era todo un regalo.

Tienes un montón de registros de voces... ¿Nunca has pensado en dedicarte al doblaje?

Me lo han dicho muchas veces pero no me siento cómodo.

Eres el padre Damián, el padre espiritual de Berta Escobar, papel interpretado por Nathalie Seseña en la serie de Telecinco La que se avecina. ¿Cómo no te dan ya un papel fijo en la serie?

Ahí esta la gracia del personaje. La verdad es que todos estamos muy contentos con el resultado. Siempre, en todas la temporadas, aparezco más o menos dependiendo de las tramas, pero siempre salgo en algún que otro capítulo. Es un personaje que funciona muy bien de esta manera. Por eso creo que deciden dejarlo como está.

¿Qué le diría Fran Norte a Berta Escobar?

A la gente de Montepinar poco se le puede decir. Si no escuchan al pobre párroco como van a escuchar a un hombre de la calle [risas]. "No peques", le diría. Pero si no peca no es divertida, no es como sería ella. Que peque y que se divierta. Si a fin de cuentas va hacer lo que quiere, siempre lo hace. Luego sufre mucho y se flagela como buena cristiana, pero acaba haciendo lo que quiere.

También te hemos visto en Rabia, una serie de ficción un tanto complicada a la hora de rodar con un maquillaje complejo. ¿Es más divertido o complicado?

Divertido. También es verdad que a mí no me tocó maquillarme nunca de zombi, por el personaje que hacía. Estábamos todos deseando que nos tocara. Casi todas las escenas que tenía las hice con Carles, Francino y Patricia Vico. A Carles le tocó un día y estaba como loco de contento. Estábamos deseando que nos pusieran "pringue" en la cara. Pero claro, una cosa es la ilusión que te hace y otra muy distinta la realidad. Cuando te dicen eso de “en lugar de a las seis te recogen a las cuatro de la mañana porque tienes tres hora de maquillaje"... Y claro, cuando termines, otras tres horas para quitarte todo eso... Recuerdo que en el caso de Carles, la escena era el desnudo. Así que había que maquillarle todo el cuerpo. Luego también es verdad que es complicado trabajar con esas características. Antes te he dicho divertido... No, vamos a decir complicado. Lo acabo de pensar.

Actualmente te podemos ver en la obra de teatro El secuestro, de la cual tu eres el guionista; una comedia sobre el secuestro de un familiar para sacar dinero. Con los tiempos que corren, ¿has tenido muchos vetos a la hora de presentarla?

No. Cuando yo escribí El secuestro ya tenía muy claro que iba dirigida para todos los públicos.

¿Cómo surge la idea de escribir la obra?

Mira, empecé con otra obra parecida a esta pero mucho más salvaje: La extinción de los dinosaurios. Esa sí que era apta sólo para cierto público. Para mí, escribir fue algo terapéutico. Llevaba muchos años encima de un escenario. Vas conociendo poco a poco el funcionamiento de los montajes. Empecé a escribir y me salió una estructura teatral y, a partir de ahí, pues vino todo un poco rodado. A mí lo que se me da muy bien son los diálogos. El montarlo me cuesta bastante. El diálogo, como te digo, me resulta fácil. Como soy actor siempre escribo cosas que sean fácil de decir.

Cuando escribiste la obra, y concretamente al personaje de Ángel, papel que interpretas, ¿lo haces pensando en ti, en qué tú lo vas a interpretar?

No, en absoluto. A priori no tenía pensado actuar en la obra. Pero por circunstancias, tuve que hacerlo.

¿Para ti qué es más complicado, actuar o escribir?

Las dos cosas. Y cada día que pasa más complicado me parecen las dos cosas y más respeto le tengo a los compañeros, escritores y actores.

Éxito total con la obra. Hasta el 15 de enero la podremos ver en Madrid, después de gira.

Sí. No me gusta mucho eso de la gira pero hay que hacerlo. No me gusta el salir de casa. Soy muy casero y eso de estar una noche aquí y allá no me va. La gira en sí, quiero decir el momento de la obra, el ratito del teatro, me encanta. Me encanta visitar los teatros de los pueblos y ciudades de España.

loading...
loading...

¿Te interesa el contenido?