"Muchos heterosexuales se han pasado al porno gay"

En unos días se celebrará en Madrid el Salón Erótico de Madrid (SEMAD), donde se encuentra ErosGay, la zona dedicada al público LGTB. La pareja de porno gay que participa en este evento, Abraham Montenegro y Rafa Marco, nos adentran en su mundo.

abraham rafa entrevista¿Siempre trabajáis juntos? 

Rafa: Sí, casi siempre. Hemos trabajado por separado, pero si tenemos que trabajar en pareja, casi siempre lo hacemos juntos. 

¿Sois pareja?

Abraham: No, no podríamos ser pareja, jajaja. Somos compatibles 100 por 100.

Rafa: Esto es un trabajo artístico y en el escenario tiene que haber química. Nosotros, con solo mirarnos, ya sabemos qué quiere hacer el uno o el otro. Aparte de que Abraham es un amigo. Me encanta vivir con él cien mil cosas, pero despertarme con él todas las mañana no podría.

En el mundo del porno gay, ¿el activo siempre hace su papel?

Abraham: Hay actores solamente pasivos y otros que solo quieren penetrar. Otros prueban. Pero la gran mayoría son versátiles. 

En vuestro espectáculo, ¿siempre tenéis el mismo rol?

Abraham: No, vamos cambiando. En la variedad está el gusto, jajaja.

¿Tenéis un número preparado?

Abraham: No. Nada está preparado. Eso va surgiendo. Depende el momento. Con solo mirarnos ya sabe él (digiriéndose a Rafa) si se tiene que poner de rodillas o de pie enfrente de mí. 

Si un día no tenéis una erección, ¿cómo conseguís que no se note? 

Abraham: Me doy la vuelta yo. Hago de pasivo. 

¿Y si os pasa a los dos?

Abraham: Jugamos un poco y hacemos partícipe al público. Seguro que alguien nos hará una felación. 

Rafa: Rara vez ocurre eso. Muy raro. 

Abraham: Casi siempre tomamos precauciones para que se nos levante. 

Rafa: Sí. O tomamos viagra o nos pinchamos “Caverject” . Él (señalando a Abraham) mucho menos que yo porque tiene más facilidad a la hora de tener una erección. Pero para un show en vivo, que tienes que estar a tope, sí lo tomamos. 

Abraham: Te aseguras la erección y el espectáculo. Vas sobre seguro. 

Y si en show en vivo eyaculáis antes de tiempo, ¿cómo continuáis?

Abraham: Son doce minutos como mucho. Está preparado. De hecho, muchas veces al final, depende del día, lo acabas haciendo.

Rafa: El show más largo que hicimos fue en Berlín. Unos veinte minutos. También es verdad que éramos tres.  Fue una sesión muy intensa en la que ninguno de los tres acabó eyaculando.  Depende del día. 

Cuando eyaculáis encima del escenario, ¿sentís placer o es mecánico?

Abraham: Sí, personalmente siempre siento placer como cualquier otro tío. Yo estoy en esto del porno porque me gusta este mundo y, si encima siento ese placer, mucho mejor. Es un aliciente. 

Rafa: Yo igual. Mira, yo empecé en esto del porno a los 19 años. Imagina si no me gustase o no sintiera placer encima de un escenario...

¿Cómo empieza todo esto?

Rafa: Por un amigo. Luego lo dejé porque tuve pareja. En cuanto la relación se rompió, volví a “mi mundo”. 

Abraham: Yo hace dos años. En 2015, con 25 años. 

Hay actores solamente pasivos y otros que solo quieren penetrar.

Y nada más aparecer en escena ganas el premio 'Ninfa' al mejor gay elegido por el público. ¿Te lo esperabas?

Abraham: No. Ni ese ni ninguno. Me siento muy agradecido y halagado pero no lo esperaba. 

Abraham, ¿Recuerdas tu primera escena?

Abraham: Sí, me tuve que masturbar. Horrible. Muchos nervios. Me costó mucho terminar con tanta gente y las cámaras. Los fotos intimidan mogollón.

Y tú, Rafa, ¿Te acuerdas de tus inicios?

Rafa: No, yo no me puse nervioso. Raro, sí. 

¿Vuestros familiares saben que os dedicáis al mundo del porno?

Abraham: Los míos, sí. Antes de hacer nada pedí “permiso” a mi expareja y a mi madre. Las cosas como son, si me hubieran dicho que no, lo hubiera hecho igual, jajaja. Así quedas mejor. 

Rafa: No, los míos no... jajaja

Y la pareja, en caso de que la tengáis, ¿entiende vuestro trabajo?

Abraham: En mi caso mi pareja era actor porno. Yo entre por él.

Rafa: Yo, como te he dicho, lo dejé por él. Luego le convecí para que los dos hiciéramos porno.

Abraham: Pero te diré que, a la hora del ligar, muchas veces la gente, cuando le dices que eres actor porno, se echa para atrás. Le da como miedo. 

Hombre, intimidáis un poquito. Sois profesionales del sexo.

Rafa: Pero somos personas normales.

Abraham: ¿Quién te dice que no me puedas enseñar tú a mí más cosas sexuales que yo a ti? Eso es muy relativo.

Rafa: Yo he aprendido mucho más fuera del porno que dentro.

Abraham y RafaPero te pueden ver en cualquier momento...

Rafa: En ello están. El día que pase, que tenga que ser lo que sea. Tengo claro que lo hago porque me gusta. Es algo que me afecta a mí. Quien lo quiera compartir y tolerar, estupendo. Quien no, pues qué le vamos a hacer. El sexo le gusta a todo el mundo y el porno, en mayor o menor medida, lo consumimos todos en privado. Me he dado cuenta de que existe mucha doble moral.

¿Por qué creéis que la gente consume porno?

Abraham: Morbo y placer.

Rafa: Nosotros también lo vemos. 

¿Por trabajo o placer?

Abraham: nosotros también tenemos nuestras fantasías con otros actores. 

¿Tienes que tener buen atributo masculino para dedicarte a ello?

Abraham: No. Ahora no. Tampoco se busca ahora al buenorro de turno. Lo que se busca es morbo. Si trasmites morbo a la cámara, el trabajo es tuyo.  

Rafa: Por ejemplo, cuando yo consumo porno no me fijo cómo es el tamaño de su miembro o cómo tiene el trasero. Miro que el tío me trasmita. 

Abraham: Cuando vas a eyacular, te fijas en la cara y los gemidos. No te puedes masturbar en silencio.

En una película, ¿es duro repetir las escenas?

Abraham: Lo más duro es hacerla. La gente se piensa que hacer porno es superfácil. Es igual que hacer un salón erótico. Llevo ya unos cuantos a mis espaldas y luego durante un par de semanas soy asexual total. No es lo mismo hacer tú lo que quieras a la hora que quieras que te marque las pautas un guión. Hay momentos que te apetece. Que te encuentras mal. Que son las siete de la mañana y vas dormido aún. Muchas cosas. Así que repetirla es tan dura como hacerla desde el principio.

¿Alguna vez ha saltado la chispa entre un actor y vosotros?

Abraham: Hombre, yo alguna que otra vez he tenido que parar varias veces, porque si no involuntariamente eyaculaba. Personalmente, como eso pase, olvídate de mi durante un tiempo bastante largo.

Rafa: Yo no. Yo puedo eyacular hasta cinco veces y estoy tan feliz.

Abraham: Suerte que tienes. Yo no puedo [Risas]. Que va, que va. 

¿Habéis notado la crisis en el mundo de porno?

Abraham: Sí, mucho. Antes se cobraba por una escena unos 1.000 euros y ahora una cuarta parte de ese dinero.

Rafa: Por ejemplo, si una escena sale mal y es culpa de la productora, te pagan al día siguiente la escena. Si es culpa del actor, olvídate ese día de tu dieta. Desde aquí me gustaría denunciar que, en esta profesión, debería haber un convenio igual que lo hay en las demás y en el cine convencional, por ejemplo. Que se estipule lo que se tiene que cobrar y lo que está bien y mal.

Abraham: También te digo que el mundo del porno gay está más cotizado que el resto. Si nosotros cobramos lo que te he comentado, en el heterosexual ni llegan a esa cuarta parte.

¿Y algún actor heterosexual se ha pasado al porno gay?

Abraham: Muchos. 

¿Y viceversa? 

Rafa: A mí me encantaría pobrar una escena hetero. Hace unas semanas en Oporto he coqueteado con la bisexualidad.

¿Cuántas horas de rodaje son al día?

Depende. De cuatro a seis.

¿Y si tienes que hacer una escena con un compañero con el que no hay feeling?

Rafa: Siempre sabes con quien vas a rodar de antemano.

Abraham: A mí, por ejemplo, me tocó rodar con un señor, por llamarlo de alguna manera, con el que hice la escena y ni nos dirigimos la palabra.

¿Qué vida tiene un actor porno?

Rafa: Depende. Ahora somos jóvenes y conscientes de que se nos quiere. El paso del tiempo es inevitable para todos los humanos. Pero quizás la productora busque un prototipo maduro. Como antes hemos hablado, las fantasías del público son insospechadas. Si funciona el personaje, y tiene cabida, puedes hacer cosas chulas.

Abraham: Mira Martín Mazza, tiene su edad y su público. Y no especialmente categoría “Daddy”. 

Rafa: Hombre, yo no me veo con cincuenta años haciendo esto, pero no sé. Realmente vivo el momento.

En el salón erótico de Oporto hubo un “Bukakke” en el que participó, Abraham. ¿Cómo se prepara uno para hacer semejante show?

Abraham: No hay preparación ninguna. Me pongo de rodillas y al lío.

Rafa: Hay vocación. [Risas]

Abraham: Hago casi todos. Los dos de Barcelona y este de Oporto en cuanto me enteré. Me dije, este también lo hago. No se me escapa. Eres actor porno. El hecho de que te miren ya lo llevas dentro. Para mí es un morbazo increíble.

 

¿Te interesa el contenido?