Topacio Fresh: "Al fin llegué a los 40 años de edad con un DNI correspondiente a mi género"

La popular galerista, que acaba de celebrar los cinco años al frente de ‘La fresh Gallery’, nos cuenta lo feliz que se encuentra al obtener al fin un DNI adecuado a su género, y la importante decisión que ha tomado junto a su marido Israel Cotes de iniciar un proceso de adopción.

IMG 20140306 193322El matrimonio Fresh ha comenzado el año con mucha efervescencia. Además de cumplir este pasado mes cinco años al frente de su galería de arte contemporáneo, todo un éxito en los tiempos que corren, y celebrarlo por todo lo alto con una gran fiesta y una exposición de los artistas más significativos (Fabio McNamara, Juan Gatti, Gorka Postigo y Alberto de las Heras entre otros) que podremos disfrutar hasta Semana Santa. Topacio está de enhorabuena también por dos motivos, haber conseguido finalmente un documento de identidad en España adecuado a su condición femenina y haber iniciado el proceso para cumplir uno de sus sueños, ser madre.

Topacio, al fin tienes tu nuevo DNI, ¿Cómo ha sido este largo proceso hasta conseguirlo?

Sí, al fin llegué a mis 40 años de edad con un DNI correspondiente a mí genero y al nombre que yo he elegido. Ha sido una lucha de casi siete años. Yo comencé el trámite en Argentina porque es mi país natal, y hacerlo aquí en España me trajo algunas complicaciones…así que tiene que ver con la recompensa a un esfuerzo. Al principio hubo algunas piedras en el camino porque un juez en primera instancia no me lo reconoció. 

¿Por qué no te lo reconoció ese juez?

Fue porque lo tenía que haber hecho por las leyes españolas, y no por las argentinas, entonces lo tuve que hacer en dos países diferentes, y con dos leyes diferentes. En Argentina me pedían unos requisitos, y aquí me pedían otros…eso supuso que el trámite que podía haber tardado tres meses, en mi caso tardó varios años. Y esos años incluyeron informes psicológicos, y cosas que no tenía ganas de volver a hacer…pero lo tuve que volver a hacer porque era mi única alternativa. Así que bueno, me adapté a las leyes españolas, presenté las pericias psicológicas en la que determinan que tengo una disforia de género. En Argentina es una opción, pero aquí tienes que demostrar que tienes una "disfunción" y que tu sexo biológico no se corresponde con tu sexo mental…y es difícil. Es difícil porque de pronto te encuentras con cuarenta años, como es mi caso, hablando con un psicólogo y teniéndole que contar si de pequeña jugabas con soldados o con cochecitos…y eso no determina la sexualidad de la gente. De pequeña jugaba a los juegos más salvajes ¡y ahora soy un mujerón!

Además en Argentina tenías tu documento de identidad como mujer, y aquí en España no, ¿no es así?

Claro en Argentina tenía mi documento con un nombre y aquí con otro, ¡como si fuera dos personas diferentes! Yo lo primero que hice cuando tuve mi documento argentino fue sacarme un billete de avión con el nombre de Topacio, pero cuando llegué a España tenía que presentar también el otro documento, lo que me producía una demora de 15 o 20 minutos en el aeropuerto, pero bueno si hubiera sido un viaje a Londres o a Estados Unidos, ¡seguramente no me hubieran dejado ni pasar por tener dos nombres! Pero bueno ahora ya tengo mis tarjetas de crédito, mi tarjeta sanitaria y todo con mi nombre.

A veces nos creemos que este tipo de leyes están muy avanzadas y que todo es un trámite muy fácil, y en casos como el tuyo nos damos cuenta de que no...

No, aquí en España cuando se hizo la ley del matrimonio igualitario y de la identidad de género se dio un gran paso, pero aún así, no estábamos tan avanzados. Y se dieron cuenta más tarde de que se habían quedado algunos flecos sueltos, y yo creo que el tema de que el sexo sea una opción civil es una de las cosas que se dejaron en el tintero y que ha traído estas consecuencias negativas. Nosotras ahora tenemos que luchar el doble…si ya te cuesta tener un trabajo normal, que la gente no te encasille, que no te vinculen con la prostitución o los grupos de minorías de riesgo, pues poder presentar un DNI adecuado a tu sexo es fundamental.

Ya has finalizado con éxito este trámite y además tienes otro nuevo motivo de alegría que es el quinto aniversario de La Fresh Gallery...

Sí, cinco años y unos meses, porque comenzamos en Diciembre, pero hemos dejado la celebración para el mes de febrero porque es el mes más importante para el arte en Madrid, está ARCO, Art Madrid…mucha afluencia de público extranjero. Es un mes muy potente y siempre ha sido nuestro pistoletazo de salida. Hemos elegido ocho artistas que son los que componen BIG, la nueva exposición y además es la primera vez que exponemos gran formato, para denotar que nos estamos haciendo un poquito más grandes, y ese es el guiño al nombre de la exposición.

El mejor momento fue la inauguración de la galería, y cada inauguración me sigue recordando a esa inauguración del año 2008, salgo nerviosa a ver si viene la gente

¿Cuál ha sido el criterio para elegir a estos ocho artistas que componen BIG?

Son los artistas que más me habían como influenciado en estos cinco años. No puedo elegirlos a todos porque no hay pared para todos, y por ejemplo a los que han expuesto recientemente los he descartado por esa razón, porque ya acababan de estar aquí en la Fresh hace como uno o dos meses. Quería tener como a los más significativos, y además casi todos han hecho obras nuevas, así que podemos disfrutar de Fabio, de Gatti, de Alberto de las Heras, de Gorka Postigo, de Nacho Torra, que seguramente nos llevemos su colección ahora a la Argentina, a la primera feria que nos vamos…Gabriela Bettini y Rubenimichi. Va a ser además una exposición larga, ahora vamos a hacer exposiciones un poco más largas, como de dos meses, con tiempo, cosas que me gusten…sin seguir este ritmo tan voraz, porque hemos hecho como cincuenta exposiciones en cinco años, y eso desgasta muchísimo.

¿Podríamos decir entonces que estos ocho artistas son tus preferidos?

Son artistas la mayoría que empezaron muy jóvenes y que en estos años han hecho una carrera, han dejado de ser emergentes. A Gatti y Fabio no los podía dejar fuera porque son dos de los grandes que han estado conmigo. Rubenimichi han estado también desde el principio, desde el día uno. En realidad me gustan todos, siempre hablo de los mismos pero estoy enamorada de todos.

Además tanto Fabio como Gatti suponen un reclamo muy grande…

Sí, claro, todo el mundo que viene pregunta por ellos. Quieren ver algo de Fabio…una vez estuve a punto de traer el retrato que me hizo Fabio que tengo en mi casa para que la gente pudiera ver algo suyo porque no tenía nada y todo el mundo me preguntaba, venían para ver algo suyo. Ojalá que Fabio pueda hacer una retrospectiva suya en un museo, que probablemente la haga, están trabajando en ello y ojalá se concrete. La Fresh es un sitio pequeño, y me encantaría ver un sitio enorme dónde podamos ver la obra de Fabio, que lleva más de treinta años pintando.

Me da igual que sea un nene o una nena, si es uno o son dos…si está bien o a lo mejor no está tan bien, o malito...también lo quiero.

¿Cuáles han sido tu mejor y tu peor momento en estos cinco años?

El peor momento cuando se me inundó el depósito, y por suerte no se arruinó nada…pero ese fue el momento que sentí que todo se iba, porque aquí tengo mi galería particular, aquí está el tesoro… (risas). El mejor momento fue la inauguración de la galería, y cada inauguración me sigue recordando a esa inauguración del año 2008, salgo nerviosa a ver si viene la gente, si hace frío, si hace calor, si están cómodos, si alcanza la cerveza (risas). Si se vende algo ya es una celebración! En las inauguraciones es cuando la galería renace.

Tienes otra nueva noticia para sumar a este convulso inicio de año que es que al fin has iniciado los trámites de adopción con tu marido.

Sí, es un trámite muy largo…hemos abierto un expediente en Argentina, aunque en España lo quiero hacer también. La primera revisión tarda como dos años, así que las noticias las tendremos a finales de 2014 o 2015, y a partir de ahí es esperar. Yo no quiero tener un niño muy pequeño, porque además hay muchos niños abandonados que a partir de los dos años la gente ya no los quiere tanto, y a mí no me importa, al contrario…Me da igual que sea un nene o una nena, si es uno o son dos…si está bien o a lo mejor no está tan bien, o malito...también lo quiero.

Eso es muy valiente Topacio...

Yo es que tengo muchas ganas, lo quiero desde que me casé, pero a Israel lo he convencido como hace un año, porque él sentía como que primero teníamos que vivir nuestro amor, nuestro romance…y luego vino la casa, nuestras perritas, la galería y ahora ya nos agarra en una etapa que ya es en la que Israel se ha animado. A lo mejor es de tanto que yo le he insistido! (Risas). Ahora depende de la suerte, de muchas cosas…pero las ganas están, y muchas, que es lo más importante.

¿Te interesa el contenido?