bajolapiel grande

Pablo quiere jugar a las muñecas

juguetesSe acercan las fiestas navideñas. Una fecha muy especial no sólo para los más pequeños, también para las tiendas y centros comerciales, que llegan a triplicar las ventas de sus juguetes.

Desafortunadamente, todavía hay muchos padres que se sienten incómodos comprando un juguete de color rosa a su hijo. O un balón de fútbol para su hija.

No cabe duda que el marketing afecta nuestros hábitos de compra. Si has podido fijarte detenidamente, habrás visto que los anuncios de juguetes pensados para chicos son ruidosos y con mucho movimiento. Sin embargo, los destinados a las chicas son tranquilos y sensibles. El embalaje y las etiquetas también refuerzan este sexismo.

Desde hace varios años soy profesor de música. Mis alumnos tienen entre 6 y 12 años. La semana pasada Pablo dijo en clase que quería pedirle a los Reyes Magos una muñeca. Todos sus compañeros rieron y se burlaron de él.

Esta situación se ha dado por culpa del dañino mensaje que la sociedad y los anuncios están transmitiendo a los más pequeños. No debemos olvidar que a través del juego los niños aprenden sobre el mundo que les rodea. Por ello, los juguetes no sólo deberían fomentar la igualdad de género; también deberían contemplar la diversidad cultural y orientación sexual, así como restarle importancia al físico y la belleza.

Algunas empresas de juguetes ya han empezado a diseñar bajo este concepto de igualdad. Una de las primeras fue GoldieBlox, fundada en 2012. Consiguió irrumpir en el pasillo rosa ofreciendo juegos de construcción dirigidos a las chicas. Además hace unos años introdujo diversidad racial, con Ruby (una muñeca africana) y Valentina (latina).

Las figuras de acción ya no son sólo para niños. Y es que DC ha lanzado una colección que incluye villanas como BatGirl, Súper Chica o Harley Quinn. Sin duda es un gran avance, pero todavía queda mucho camino por recorrer.

Con este artículo no pretendo que cambien los juguetes. Pero, ¿tanto cuesta organizarlos por destrezas y temática en lugar de por género? Es cuestión de voluntad. Hasta entonces la elección dependerá de nosotros.

¿Te interesa el contenido?

  

Cáscara amarga no se hace responsable de las opiniones de los firmantes en la sección Opinión de este periódico.