bajolapiel grande

Sí a la custodia compartida

Se hace imprescindible abordar una verdadera regulación de la custodia compartida, ya que fomenta la igualdad de todas las personas, sin discriminar por su género u orientación sexual.

ninosHablar de custodia compartida es hablar de igualdad. Estamos en pleno año 2017 y parece lógico que, cuando una pareja se divorcia, ambos padres puedan convivir con sus hijos menores un mismo periodo de tiempo. Lamentablemente esto no es lo que suele suceder.

La custodia compartida se reguló por primera vez en el año 2005, tras aprobarse la Ley 15/2005. Desde entonces son muchos los padres y madres que se enfrentan a todo tipo de trabas. Es una regulación muy restrictiva. Esto fomenta que, en la mayoría de casos, se adopte el modelo más tradicional. Esto significa que la custodia se concede a uno de los dos progenitores, mientras que para el otro se establece un régimen de visitas o estancias más cortas.

Se hace imprescindible abordar una verdadera regulación de la custodia compartida. Son varios los motivos para hacerlo. En primer lugar fomenta la igualdad de todas las personas, sin discriminar por su género u orientación sexual. En segundo lugar, favorece la colaboración de ambos progenitores en aspectos tan fundamentales como la educación o los vínculos afectivos.

En muchos países de nuestro entorno se aplican sistemas similares desde hace bastante tiempo. Incluso en la Convención Europea sobre los Derechos del Niño, celebrada en el año 1989, se reconoce el derecho del menor a ser cuidado por ambos padres.

En nuestro país hay varias Comunidades Autónomas que han avanzado considerablemente hacia la custodia compartida. Un claro ejemplo son Aragón, Cataluña, Comunidad Valenciana o Cataluña.

Estas leyes elaboradas a nivel autonómico están bien encaminadas. Pero no es comprensible que esta regulación no se desarrolle a nivel nacional. De este modo se fomenta, todavía más, la desigualdad. Ya que en función de la Comunidad Autónoma en la que vivas tendrás unos derechos u otros.

Entiendo que los cuatro fantásticos están centrados en sus líos internos. Pero es imprescindible aprobar una Ley Nacional de Custodia Compartida. Modifiquemos el artículo 92 del Código Civil y todos los que sean necesarios para regular la materia en toda España. Espero que nuestros representantes sepan estar a la altura. Lo más importante son nuestros menores.

¿Te interesa el contenido?

  

Cáscara amarga no se hace responsable de las opiniones de los firmantes en la sección Opinión de este periódico.