Fatigas mías | Cáscara amarga

  • 'Supervivientes' del gaycapitalismo

    Resulta esperpéntico que nos enfademos porque un señor cachas israelí ha dicho no sé qué sobre los gays en televisión cuando en otros lugares del mundo nos están asesinando.

  • Berkana: cuando los libros no son solo libros

    Si Berkana cerrara sería un fracaso para cualquiera, pero sobre todo para los que hemos pasado de la cultura analógica a la digital perdiendo muchas cosas por el camino.

  • Carta de agradecimiento a los miembros de Hazte oír y a su 'autobús del odio'

    La aberración perpetrada por los señores de Hazte oír ha puesto sobre la mesa el tema de la transexualidad infantil. Y eso es muy positivo.

  • ‘Youtubers’ y maricas

    En algunas de mis excursiones a las nuevas juventudes digitales me he sorprendido encontrándome con importantes personajes de este starsystem que son gays, lesbianas, bisexuales o transexuales y que demuestran que –¡oh, sorpresa!– son personas normales y hacen una vida normal.

  • Ladrillo a ladrillo se hace pared

    Algo que nos diferencia del resto de animales es la capacidad que tenemos para recordar, para no olvidar el pasado y así poder actuar en consecuencia con nuestra experiencia. Pero, como animales que somos, a veces olvidamos recordar, obviamos las cosas que han pasado a nuestro alrededor.

  • Hábitos anales: Manual práctico para plantar semillas en el jardín trasero

    Existen esas personas que apoyan sus argumentos homofóbicos con “el culo es una vía de entrada, no de salida”, para luego intentar visitar a sus novias por la puerta de atrás.

  • Cuando el machismo se instala en la homosexualidad masculina

    Detrás de este título se esconde algo que es muy difícil de evitar: los constantes prejuicios que hemos ido heredando y que, sin darnos apenas cuenta, utilizamos en nuestra vida cotidiana; todo lo que se aleja de la combinación hombre heterosexual blanco abre las puertas para convertirse en arma arrojadiza social.

  • La desfachatez incívica de los obispos

    Si existe ese Dios del que tanto hablan agárrense a las faldas porque van a ser ustedes los primeros en caer. Cuando en el Juicio Final les pregunten que han hecho para instaurar el Amor en la tierra háblenle de todo esto, a ver que hacia dónde se inclina la balanza.

  • Vagos y maleantes en la (des)memoria histórica

    El  colectivo LGTB nunca debería haber sido menos que ningún otro y la vida de cada uno de esos homosexuales que sufrió siempre debería haber valido tanto como la de aquellos republicanos, feministas, liberales o contrarios al régimen con los que compartieron celda.

  • La necesidad de ser lo que uno es

    Hoy me apetece jugar. El juego comienza recordando el momento en el que salimos del armario, los que lo hayamos hecho; cómo se lo dijimos a nuestra familia, amigos y círculo más cercano.

  • ¿Y por qué no Bertín Osborne como pregonero del Orgullo?

    Amanecíamos el miércoles con la noticia de que los miembros del jurado de MasterChef iban a ser los pregoneros oficiales del Orgullo de Madrid de este año. Tras contrastar varias fuentes y acudir a la página oficial de MADO, acerté a creerme que era todo verdad, no una broma de los medios para mofarse del evento.

  • Tan lejos y tan cerca

    Nunca hubiera imaginado sentir una ciudad tan lejana de una forma tan cercana como la siento ahora; llorando por gente a la que ni he visto jamás y que nunca hubiera conocido en el caso de que los hubieran dejado vivir. Tan lejos y tan cerca.

  • Demasiado ‘Grindr’ nos convertirá en terroristas

    Nos hemos vuelto demasiado prácticos. Hemos pasado de tener esa sensibilidad especial, como podría decir Rocío Jurado, a no tener ni el más mínimo remordiendo a la hora de juzgar, y sobre todo, prejuzgar el comportamiento de la gente.

  • A todos nos han partido la cara

    Somos un colectivo en riesgo de exclusión. Sí, eso es lo que somos. A veces a la gente de a pie se les olvida eso. No recuerdan que tenemos a organizaciones y colectivos tras nuestros pasos para intentar minarnos, quitándole importancia a lo que tenemos que enfrentarnos día a día e intentando arrebatarnos los derechos por los que tan duramente hemos luchado.

  • Carta abierta a una sociedad heterosexual

    Cuando era pequeño pensaba que cuando tuviera 30 años tendría esposa e hijos. Ahora, ya rozando los 30, me he dado cuenta de que la vida me tenía preparado algo mucho mejor: ser dueño de mi destino.