La incitación a la homofobia o a la violencia de género se castigará con cárcel

La reforma del Código Penal prevista para 2015 incluirá penas de uno a cuatro años de cárcel y multas de seis a doce meses a quien fomente, promueva o incite directa o directamente, distribuya, difunda o venda escritos contra un grupo o persona por razones de género o identidad sexual.

Congreso diputados EspanaEl Grupo Parlamentario Popular acaba de incluir una enmienda para la próxima reforma del Código Penal en la que se recogen castigos en forma de multa o incluso penas de cárcel para quien incite a la violencia de género y a la homofobia. Precisamente los castigos contra la expresión pública de homofobia llevaban mucho tiempo siendo exigidos por varias ONG y colectivos LGTB.

A partir de 2015, se penarán con prisión o multa la justificación o el enaltecimiento de delitos, la humillación o el menosprecio, la incitación o promoción al odio, el favorecimiento de un clima de hostilidad o la producción de material que dé lugar a esas conductas por razón de género o identidad sexual.

Hasta ahora, el artículo 510 del Código Penal castigaba la violencia por racismo, antisemitismo, religión, creencias, situación familiar, etnia, raza, nación, origen nacional, sexo, orientación o identidad sexual, enfermedad o discapacidad. Ahora, en la lista están también "razones de género"."Una cosa es el sexo y otra el género. Aunque no se refiere sólo a violencia de género, porque también abarca la homofobia o los prejuicios culturales sobre la construcción de cada género, la modificación habla, sin duda, de la violencia sobre la mujer. Y va un paso más allá de lo que había en la ley española y de lo que pedía la Decisión Marco de la UE contra el racismo y la xenofobia, que no incluía el género", afirmaba Marta González, portavoz del PP en la Comisión de Igualdad del Congreso y redactora de la enmienda.

El artículo 510 del Código Penal especifica que la prisión o las multas "se impondrán en su mitad superior" cuando la incitación a la violencia se produzca "a través de un medio de comunicación social, por internet o por tecnologías de la información". De esta manera, insta a "la destrucción, borrado o inutilización de los libros, archivos, documentos o artículos" y "la retirada de los contenidos", tanto para particulares como en el ejercicio del periodismo.

 

¿Te interesa el contenido?