Un camarero intenta agredir a dos hombres gays en un local del centro de Madrid

La asociación LGTB madrileña Arcópoli ha atendido a las víctimas y las acompañará a interponer las correspondientes denuncias a la policía y acudirá al local para exigir una explicación sobre este suceso.

Dos hombres de 34 y 38 años se encontraban hablando en una mesa de un establecimiento de la madrileña calle de Caballero de Gracia, cuando el camarero les interrumpió tras haber escuchado parte de su conversación en la que quedaba clara su homosexualidad, para advertirles de que en su local no podían mencionar el tema del que estaban hablando.

Ante esta prohibición una de las víctimas preguntó de qué cosas no se podía hablar, respondiéndole el camarero que "de las cosas que estaban hablando", que él ponía las normas en "su casa". La víctima respondió afirmando que hay libertad de expresión, y en ese momento el camarero les insulta llamándoles "maricones de mierda" y exigiéndoles abandonar el local.

Al escuchar sus palabras las víctimas exigieron una hoja de reclamaciones, respondiendo el camarero que "no hay hojas de reclamaciones para maricones", para comenzar a empujar a uno de ellos. El otro joven trató de detenerle ante el peligro de sufrir una agresión mayor y abandonaron el local. Los dos hombres llamaron entonces a la policía, acudiendo tanto la nacional como la local. Según informan las víctimas los agentes otorgaron veracidad a la versión del camarero, hasta que, insistiéndoles, consiguieron que obligaran al camarero a darles una hoja de reclamaciones, gracias a la colaboración de unos testigos que habia en la calle.

Tras este nuevo suceso, Arcópoli pide tanto a la Comunidad de Madrid como al Ayuntamiento mayor compromiso en la lucha contra los delitos de odio, además de una estrecha colaboración con las entidades sociales que, durante años, llevan trabajando en su denuncia y apoyo y atención a las víctimas de estos ataques. Yago Blando, coordinador de la asociación madrileña, defiende que "las agresiones contra lesbianas, gais, bisexuales y transexuales siguen aumentando día a día y las administraciones públicas siguen inactivas ante esta situación que pone en peligro nuestras vidas", y señala la urgencia del "desarrollo de normativas legales que protejan nuestros derechos, y un trabajo activista comprometido con la erradicación de los delitos de odio tanto por parte de los colectivos como de ayuntamientos y Comunidad". "Necesitamos cuanto antes una Ley LGTB", ha concluido.

¿Te interesa el contenido?