Los socialistas de Madrid critican que el Gobierno regional presuma del "turismo gay" y luego "maltrate al colectivo"

Carla Antonelli, diputada del Grupo Parlamentario Socialista, ha preguntado en la Comisión de Empleo, Turismo y Cultura de la Asamblea de Madrid sobre la 31ª Convención Mundial de Turismo LGTB que tendrá lugar en Madrid.

La diputada socialista ha aclarado que "hay que hablar de turismo LGTB y no de turismo gay como se escucha a menudo decir a la consejera de Empleo y Turismo", Ana Isabel Mariño. Más que nada, dijo, porque la propia página de los organizadores, la IGLTA, lo define como el "el evento más importante del mundo para los profesionales del turismo LGTB", es decir de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, "y ya sabemos que de lo que no se habla, no existe, y no será esta diputada quien esté por la labor de la invisibilización del resto del colectivo".

Además Carla Antonelli ha recordado que la celebración cuenta con el apoyo del Gobierno regional, el Ayuntamiento de Madrid y Turespaña, siendo el Gobierno de la Comunidad quien hace una valoración estimada de más de 700 millones de euros de facturación anual del turismo LGTB en la región. "Ni que decir del más de un millón de personas que reúne la celebración anual del Orgullo LGTB y que deja en esta Comunidad más de cien millones de euros", añadió.

En este sentido, la diputada socialista ha precisado que sorprende que sea el propio Gobierno regional quien ha promocionado Madrid en San Francisco o Chicago como destino turístico LGTB y lo ha hecho destacando que una de sus mejores tarjetas de visita es el Mado, las fiestas del Orgullo y agregó que también se contempla con asombro que la alcaldesa, Ana Botella, viaje a Berlín para promocionar el Turismo LGTB en Madrid, cuando se ha posicionado en contra de la plena igualdad del colectivo, "lo cual te lleva a la conclusión de que cuando habla Don Dinero Poderoso Caballero, las ideologías, fobias y hasta las peras y manzanas quedan aparcadas a un lado”.

“Pero lo que queríamos saber es de qué forma revierten ustedes todo este potencial económico hacia el sector de la población que lo proporciona, o cómo favorecen la celebración y difusión de estos eventos”, exigió Antonelli, que puso de manifiesto el “estrangulamiento sistemático de las Fiestas del Orgullo, coma la insonorización de Chueca, barrio emblemático del colectivo LGTB, cosa que luego no hacen con otras fiestas como La Paloma, San Isidro y otras celebraciones, que también se realizan en medio del casco urbano y que no son multadas como la Fiesta del Orgullo con 160.000 euros.

Además, señaló la tremenda diferencia de un evento como éste que genera muchos beneficios pero tiene poca ayuda, con la que facilitaron para la celebración de las JMJ, que sólo generaron deudas aún por pagar, pero que tuvo muchos privilegios como una cobertura total por la televisión pública, Telemadrid, a diferencia del seguimiento que no se hace en este caso.

¿Te interesa el contenido?