Siete mujeres fallecen a causa de la violencia machista en el peor agosto desde 2009

En 2013 y 2012, los meses de agosto se saldaron con un homicidio. En 2011 se produjeron cuatro, en 2010, un total de 2 y en 2009, con el mes vencido, se contabilizaron siete.

Un total de siete mujeres han sido asesinadas este mes por hombres con los que mantuvieron una relación de pareja, lo que convierte este agosto en el más duro para la violencia de género de los últimos cuatro años. Hay que remontarse a 2009 en las estadísticas oficiales para encontrar una cifra similar.

Desde que el pasado día 2 se confirmase el asesinato de una mujer en la localidad almeriense de Berja, se han sucedido otros seis homicidios de índole machista en Orihuela (Alicante), Torrox (Málaga), Móstoles (Madrid), Barro (Pontevedra), El Campello (Alicante) y Barcelona.

Éste último, aún por confirmar oficialmente, se ha producido este miércoles, cuando los Mossos d'Esquadra han detenido a un hombre de 70 años acusado de asesinar a una mujer de 49 con la que no se descarta que mantuviera una relación sentimental.

De confirmarse, se contarían 39 víctimas mortales de hombres violentos en lo que va de año, nueve más que en las mismas fechas de 2013 y ocho más que en 2012. No obstante, la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género tiene dos casos bajo investigación, crímenes sucedidos en San Roque (Cádiz) y El Escorial (Madrid), lo que podría aumentar el balance.

Además, una mujer permanece ingresada herida de gravedad después de que recibiera dos tiros en la cabeza en la localidad de Chantada, en Lugo. Su novio, propietario del establecimiento donde ocurrieron los hechos, ha sido detenido.

Denuncian que la violencia machista no es una prioridad política pese al repunte de casos

La Federación de Asociaciones de Mujeres Progresistas (FMP) y la Fundación Mujeres consideran que la lucha contra la violencia de género ha perdido prioridad para el Gobierno, que no ha emprendido una "auténtica" política de sensibilización social y no está respondiendo con la suficiente contundencia a la sucesión de asesinatos de mujeres este verano.

"Ha bajado la tensión política y social en relación con la lacra de la violencia de género. Es evidente que estas cuestiones han perdido prioridad de actualidad para el Gobierno", señala la presidenta de Fundación Mujeres, Marisa Soleto, en declaraciones a Europa Press.

En su opinión, "no hace falta más que ver cuál está siendo la respuesta del Gobierno" ante el repunte de homicidios este verano para darse cuenta de que "no está poniendo en prioridad en su agenda la condena y la repulsa de lo que está ocurriendo". "Tiene que responder con contundencia a cada una de las agresiones", afirma.

"La sensibilización social y el hecho de que haya un discurso permanente dirigido tanto a la sociedad en su conjunto como a las propias víctimas ha demostrado su eficacia en las épocas en que se ha hecho de manera sostenida y contundente. Si decae, renunciamos a mejorar las cifras de violencia de género", apunta Soleto.

En lo que va de año, 39 mujeres han sido asesinadas por otros tantos hombres con los que mantuvieron una relación sentimental, cinco más que al cierre del mes de agoto de 2013. Durante el verano se ha sucedido más de una docena de crímenes. El Grupo Socialista solicitó en la Diputación Permanente que la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, compareciese para abordar esta cuestión, pero el PP rechazó la iniciativa.

Para la presidenta de la FMP, Yolanda Besteiro, la violencia machista "ha dejado de ser una prioridad y se ha perdido interés por la lucha contra esta lacra". "Ante un repunte como el de estos días, con tantas víctimas mortales, una valoración del Gobierno se echa en falta. Debería haberse producido", destaca.

Besteiro incide en que más allá de las cifras de víctimas mortales, "la violencia de género es una lucha a largo plazo y que requiere de la imlicación de todas las instituciones, activa y visible en todo momento y lugar", porque, si no, "se genera desconfianza en el sistema, como se ha visto con la caída del número de denuncias, y se traslada a los agresores una sensación de impunidad que les hace persistir".

La experta recuerda además que el maltrato de las mujeres no está entre las principales preocupaciones de los españoles, lo que a su juicio muestra que "algo más se puede hacer desde las instituciones sobre todo en un repunte tan importante y tan seguido, para, por lo menos, trasladar una imagen de continuidad en la lucha activa por la erradicación de la violencia de género".

¿Te interesa el contenido?