Colegas denunciará ante la Fiscalía a Reig Pla por sus nuevas declaraciones homofóbicas

La Confederación LGBT Española Colegas pide al Papa Francisco que jubile de forma anticipada al obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla, "por encabezar el lobby del odio y la intolerancia en el seno de la Iglesia Católica en España".

Colegas ha respondido a las últimas declaraciones del obispo de Alcalá de Henares en las que afirmaba que los partidos políticos y los sindicatos mayoritarios están "infectados por el lobby LGBTQ".

En un comunicado remitido a los medios, la organización denuncia que "Reig Plá nos tiene habituados desde hace unos años a sus homilías que en vez de fomentar la conciliación y el diálogo en la sociedad española, difunden intolerancia, fundamentalismo dogmático y confrontación". "La población LGBT hemos sido y continuamos siendo un objetivo constante de sus invectivas y ataques, hacia la homosexualidad y nuestras familias, empleando siempre un lenguaje ofensivo y desdeñoso", añaden.

“Desde Colegas consideramos que el empleo de la palabra 'infectado' es una clara ofensa denigratoria contra las personas LGBT, como si fuéramos una 'enfermedad infecciosa' o un 'virus nocivo' que se expande por la sociedad infectando a todas su esferas y convirtiendo a las personas en zombies feministas y pro LGBT. Según el prelado estamos ya en todos los partidos mayoritarios incluido el PP y los sindicatos, y se le olvida que donde en mayor proporción estamos es en el seno de la Iglesia donde una enfermiza homofobia tan sólo es el indicador de una homosexualidad no asumida y vergonzante de muchos de sus miembros”, ha declarado Paco Ramírez.

“Desde Colegas interpondremos una denuncia ante el Fiscal General del Estado por estos insultos gratuitos y ofensivos contra la población LGBT que podrían incitar al odio y a la violencia, que consideramos puede contemplarse en el Artículo 510 del actual Código Penal. Aunque reiteradas denuncias anteriores se han acogido al derecho a la libertad religiosa y de culto amparado en la Constitución. En este caso no se trata meramente de 'opiniones religiosas' sino de 'injurias' por lo que a nuestro juicio deberían ser castigadas por nuestra justicia, a pesar de que necesitamos urgentemente una Ley de Igualdad de Trato y no Discriminación que termine con las lagunas legales actuales”, finaliza Ramírez.

¿Te interesa el contenido?