Trump promete defender los derechos LGTB pero sus nombramientos lo desdicen

A pesar de que desde la Casa Blanca aseguran que Trump no recortará los avances realizados en materia de derechos LGTB, los colectivos LGTB dudan de sus palabras por los nombramientos efectuados para su gabinete, lleno de personas con un largo historial LGTBfóbico.

donald trumpEl presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha prometido que seguirá protegiendo los derechos de personas LGTB que trabajen para contratistas federales en virtud de un decreto firmado por su predecesor, el expresidente Barack Obama, en 2014.

"El presidente se enorgullece de haber sido el primer nominado del Partido Republicano en mencionar a la comunidad LGBTI en su discurso de asunción de mandato, prometiendo proteger a la comunidad de la violencia y la opresión", afirmó la Casa Blanca en un comunicado.

Con el anuncio de hoy, la Casa Blanca quiere poner fin a los rumores acerca de que Trump quería eliminar la orden ejecutiva emitida por Obama en 2014 para proteger a los LGBTI contra la discriminación en los lugares de trabajo.

Esa orden "permanecerá intacta bajo la dirección del presidente Donald Trump", enfatizó la Casa Blanca.

Mediante esa orden ejecutiva, firmada en julio de 2014, el entonces presidente Obama convirtió en ilegal el despido de empleados de empresas subcontratadas por el gobierno federal por motivos relacionados con su orientación sexual o su identidad de género.

Miembros del gabinete presidencial con largo historial LGTBfóbico

"Haré todo lo que esté en mi poder para proteger a nuestros ciudadanos LGBTI de la violencia y la opresión de una ideología de odio extranjera", prometió Trump durante su campaña, poco después de la masacre en junio de 2016 en una discoteca gay en Orlando, en las que murieron 49 personas.

A pesar de este discurso, sus promesas quedan eclipsadas tras los nombramientos efectuados para completar su gabinete.

"Creo que debemos juzgar quién es y en qué cree basándonos en lo que ha hecho, y lo que ha hecho hasta ahora es nombrar a un gabinete lleno de odio y más antigay que se pueda imaginar", indicó Camilla Taylor, consejera para Lambda Legal, una ONG dedicada a la defensa de los derechos civiles de la comunidad LGBTI.

El vicepresidente Mike Pence, por ejemplo, votó siempre en el Congreso contra el matrimonio entre personas del mismo sexo y leyes contra la discriminación de homosexuales. Además, varios colectivos señalan un presunto apoyo por su parte a la "terapia de conversión", aunque él lo niega.

Pero no es solo Pence, también el fiscal general o la secretaria de Educación tienen una larga trayectoria antiLGBTI, resaltan los activistas.

loading...
loading...

¿Te interesa el contenido?