La policía mata de un tiro a un activista LGTB

Scout Schultz, que sufría problemas mentales, iba armado con un cuchillo y ha sido abatido en el campus universitario.

gay asesinadoScout Schultz no se identificaba con ningún género (Georgia Tech Pride Alliance)

Un estudiante de la universidad tecnológica de Georgia (EE.UU.) ha muerto a consecuencia del disparo que le propinó la policía. Scout Schultz, de 21 años, iba armado con un cuchillo cuando los agentes le dieron el alto en el campus. El joven, un concienciado activista LGBT, desobedeció las órdenes y, como consecuencia, fue abatido.

La escena quedó grabada por varios estudiantes que sacaron sus teléfonos móviles cuando vieron la actuación policial. Los vídeos ha desatado de nuevo la polémica en Estados Unidos por considerarse una actuación desmedida. El joven recibió un disparo y murió más tarde en el hospital, pero para su arresto podría haber sido suficiente otra solución, denuncian sus compañeros.

Scout no quiso tirar su cuchillo al suelo

Según los policías, Scout Schultz iba armado con un cuchillo y le pidieron varias veces que lo tirara al suelo. Para evitar un ataque optaron por reducirlo. La policía de Georgia argumenta que sus agentes no disponen de armas de aturdimiento como una pistola táser y por eso actuaron con los medios que tienen. Ahora, una comisión independiente investiga si fue necesario el disparo mortal.

La madre de Scout, Lynne Schultz, se encuentra destrozada por la pérdida y no acaba de entender el uso de la fuerza letal en este caso. Ha explicado que su hijo no se identificaba con ningún género y que era un buen estudiante de ingeniería de sistemas. Además, desveló que el joven sufría problemas mentales, depresión y se había intentado suicidar en dos ocasiones.

El joven sufría problemas mentales, depresión y se había intentado suicidar en dos ocasiones.

La madre se pregunta en el Atlanta Journal-Constitution por que no usaron alguna manera no letal para retenerlo. Sostiene que no había peligro ya que el área estaba asegurada y los agentes le superaban en número. Cree que Scout sufrió un colapso mental y no sabía qué hacer cuando le pedían que arrojara el cuchillo.

Este nuevo polémico episodio se produce la misma semana en la que se han registrado disturbios en St. Louis relacionados con la brutalidad policial. Hubo enfrentamientos después de que un juez de Missouri exonerara a un expolicía blanco de la muerte en 2011 de un sospechoso negro. Lo que iba a ser una marcha pacífica se volvió violenta cuando la policía se enfrentó a un pequeño grupo de manifestantes.

loading...
loading...

¿Te interesa el contenido?