27 premios Nobel protestan contra la ley 'antipropaganda gay' de Putin

  • Los premiados con el prestigioso galardón, acompañados por el actor Ian McKellen, han escrito una carta en la que expresan su solidaridad con los ciudadanos homosexuales rusos sobre los que ha caído el yugo de la censura y la persecución del Kremlin.

  • Se oponen a una legislación que nace contraria a "los principios democráticos, políticos y humanitarios" que insipiró Gorbachov a finales de los años 80.

16/01/2014 - Marcos Fernández El diario británico 'The Independent' se hace eco esta semana de la misiva que han escrito y firmado 27 premios Nobel y en la que condenan la ley de 'antipropaganda homosexual' aprobada por el presidente ruso, Vladimir Putin, el pasado verano.

En la carta, que ha sido redactada por el británico Harold Kroto, ganador del Nobel de Química en el año 1996, expresan también su solidaridad con toda la comunidad LGTB rusa y expresan su total desacuerdo con una legislación que consideran que es antidemocrática porque rompe no solo con los "principios políticos" sino también con los "humanitarios".

En su contenido se pueden leer extractos de apoyo en este sentido, donde aseguran "mostrar la solidaridad de numerosos miembros eminentes de la comunidad científica mundial con las personalidades políticas, los artistas, deportistas y otros que ya expresaron su horror por las acciones del gobierno ruso contra sus ciudadanos homosexuales".

En la misiva recuerdan al expresidente de la URSS y último gran líder soviético, Mijail Gorbachov, quien inició una etapa de apertura que llevó al país a la democracia antes de su desintegración en repúblicas satélites en torno a Moscú. En base a ello esperan que Rusia vuelva a aquellos principios democráticos que inspiraron las últimas décadas del SXX y que ahora se han visto enturbiados por la política de Vladimir Putin.

En concreto, el presidente ruso aprobó la polémica ley el pasado mes de junio y en ella se recogen penas y multas para aquellos que hagan "propaganda homosexual delante de menores de edad". Algunos de los castigos podrían llevar a la cárcel a quienes violen esta legislación.

Una de las consecuencias inmediatas de esta ley ha sido la amenaza de boicot a los JJOO de invierno que se celebran en la localidad rusa de Sochi. Aunque dirigentes como el primer ministro británico han desvinculado su ausencia de esta violación de derechos humanos, otros, como el presidente Obama, han desafiado a la ley de Putin con el envío de una nutrida comunidad deportiva LGTB en representación de EEUU.

Desde la ONU hasta otras plataformas y organizaciones internacionales por los derechos humanos han solicitado a la clase política rusa que deroge una ley que se ha cobrado sus primeras víctimas a finales de 2013 y que ha destapado un elevado índice de homofobia en la sociedad rusa.

¿Te interesa el contenido?