Ayuntamientos italianos se rebelan ante la ausencia de una ley que legalice el matrimonio igualitario

Algunos ayuntamientos han decidido inscribir los matrimonios entre personas del mismo sexo contraídos en el extranjero para "estimular" así al Gobierno, que ya ha desvelado que trabaja en un proyecto de ley al respecto.

orgullo italiaSe trata de un acto burocrático, de efecto únicamente local y que consiste en la inscripción en el Registro Civil de una determinada localidad el matrimonio de dos personas celebrados en un país extranjero, dado que en Italia, por el momento, no se puede.

Y esto es lo que han hecho ciudades italianas como Nápoles, Bolonia o Fano, que en los últimos tiempos han tomado esta medida basándose en una sentencia de un Tribunal italiano, que instó a un ayuntamiento a inscribir la unión de dos hombres casados en 2012 en Nueva York.

Se trata del Tribunal de la localidad toscana de Grosseto que el pasado abril urgió al consistorio de la misma a proceder al registro de esta pareja de esposos, amparándose en que no afecta al "orden público" nacional.

El 15 de abril se oficializó finalmente la inscripción de esta unión civil, si bien el fiscal Francesco Verusio interpuso seguidamente un recurso alegando que la legislación italiana no contempla el matrimonio entre personas del mismo sexo y que, además, no se pueden aplicar en Italia actos derivados de legislaciones extranjeras.

Pero la decisión del Tribunal de Grosseto ha abierto la vía para que otros regidores permitan a sus funcionarios llevar a cabo la transcripción de matrimonios homosexuales en sus registros civiles.

Tras el caso de Grosseto, el pionero ha sido el alcalde de Nápoles, Luigi di Magistris, que se ha convertido en el primer alcalde que lleva a cabo este paso por sí mismo, algo que tildó de "histórico".

De Magistris, exfiscal italiano y ahora alcalde de la capital napolitana, defendió que, aunque la medida tiene únicamente un valor local, no solo se trata de un gesto simbólico sino que también jurídico porque les permite "emprender medidas concretas" a favor de este colectivo.

Lo que el alcalde dijo fue que ahora, con su directiva, el Ayuntamiento puede, por ejemplo, enfocar de manera más precisa sus políticas en materia social o de impuestos porque crea de algún modo la categoría social de "matrimonio homosexual".

"Este registro iguala el matrimonio convencional con el homosexual a la hora de participar, por ejemplo, en las políticas sociales de la ciudad o en la asignación de casas de protección oficial", explicó.

Pero lo más importante para De Magistris es que la postura de Nápoles, una urbe en la que viven cerca de un millón de personas, pueda "servir de estímulo" para el Gobierno de coalición de Renzi, un conjunto de partidos de ambos polos del centro ideológico, tanto conservadores de centro como progresistas.

El alcalde de Nápoles aseguró que la medida ha tenido una gran acogida entre la ciudadanía e incluso entre sus colegas de otros municipios, que ya se han puesto en contacto con él para informarse sobre la decisión, según refirió.

De Magistris puso en duda no obstante que Italia esté capacitada para afrontar este reto puesto que cuenta con "un fuerte pensamiento tradicional".

Roto el hielo, la primera ciudad en seguir los pasos de Nápoles ha sido Bolonia cuyo alcalde, Virginio Merola, firmó el lunes la directiva que permite el registro de las uniones entre personas del mismo sexo a partir del 15 de septiembre en el Registro Civil.

También la localidad de Fano, en la región de Las Marcas (este), ha registrado un matrimonio entre dos hombres que se casaron en Holanda y que, al regresar a Italia, pidieron el registro de su unión en su ayuntamiento. El Jefe de comunicación de este consistorio, Silvano Clappis, calificó de "gesto cívico" el paso dado por su ayuntamiento.

Asimismo recordó que, aunque de momento son pocas las localidades que han llevado a cabo esta medida, la unión de muchas podría lanzar una señal inequívoca al Gobierno: la necesidad de legislar la situación del colectivo homosexual italiano.

A tenor de la postura adoptada por estos cuatro ayuntamientos, el partido Izquierda, Ecología y Libertad anunció el viernes que emprenderá una campaña para pedir a los alcaldes de una decena de ciudades, entre ellas Roma, que se posicione sobre la inscripción de los matrimonios homosexuales en sus respectivos registros.

¿Te interesa el contenido?