Los nuevos diagnósticos de VIH vuelven a crecer en Europa con una cifra récord

El 50 % de las personas con VIH en Europa han sido diagnosticados tarde, según la OMS y la ECDC.

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han alertado de que, en la región de Europa, 160.453 personas fueron diagnosticadas con VIH, lo que supone una tasa de 18,2 por 100.000 habitantes, el número anual más alto y una tasa desconocida hasta ahora en la región.

Europa es la única región del mundo donde están aumentando los diagnósticos de nuevas infecciones por el VIH y, según los datos de vigilancia del VIH/sida para 2016 publicados este martes por ambos centros de control, por lo que afirman que se ha convertido en un problema "de sería preocupación", especialmente en la parte oriental de la región.

"La epidemia de VIH continúa aumentando a un ritmo alarmante en la Región de Europa, principalmente en su parte oriental, que alberga casi el 80 por ciento de los 160.000 nuevos diagnósticos de VIH. Este es el mayor número de casos nuevos jamás registrados en un año. Si esta tendencia persiste, no podremos alcanzar el objetivo del Objetivo de Desarrollo Sostenible de poner fin a la epidemia de VIH para 2030 ", advierte el doctor Zsuzsanna Jakab, director regional de la OMS para Europa.

La gran mayoría de los casos nuevos (80 %) fueron diagnosticados en el este (128.079), con una tasa de aumento de 50,2 por 100.000 habitantes, mientras que el 17 por ciento fueron diagnosticados en el oeste (26.602) con una tasa de 6,2 por 100.000 habitantes, y 4 por ciento en el centro (5.772) con una tasa de 2,9 por 100.000 habitantes; mientras, el número acumulativo de infecciones diagnosticadas en toda la región europea aumentó a 2.167.684.

Especialmente mención se merecen Rusia y Ucrania que continúan teniendo una gran influencia en la epidemiología general de VIH en Europa en 2016, contribuyendo con el 73 por ciento de los recién diagnosticados infecciones en la Región y 92 por ciento en el Este.

En cuanto al patrón epidémico, en general, entre los 160.000 nuevos diagnósticos, la transmisión a través del sexo entre mujeres y hombres representó la mayor proporción (52 %), seguido de la transmisión a través de consumo de drogas inyectables (32 %) y sexo entre hombres (15 %).

No obstante, el informe destaca que el aumento general (52 %) en la tasa de nuevos diagnósticos de VIH en la Región Europea de la OMS es desproporcionado al verse lastrado por el aumento (95 %) en el Este de la Región.

"Para detener y revertir la epidemia del VIH en el Este, hay una necesidad urgente de implementar y escalar acciones e intervenciones audaces basadas en evidencias en línea con el plan de acción de la OMS para el sector de la salud de respuesta al VIH en la Región Europea de la OMS", afirman.

En la parte central de la Región, la epidemia del VIH permanece en un nivel relativamente bajo, sin embargo, la tasa de aumento en nuevos diagnósticos fue mayor que en cualquier otra parte de la Región Europea de la OMS.

La epidemia en esta parte de Europa es diversa pero prevalece la trasmisión en relaciones sexuales, principalmente entre los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, y, por este motivo, se observa que proporcionalmente los hombres se ven mucho más afectados que las mujeres en comparación con otras partes de Europa.

Mientras, la transmisión relacionada con la inyección de drogas sigue siendo baja, pero los brotes recientes sugieren que los servicios de prevención del VIH para las personas que se inyectan drogas sigue siendo necesaria.

En la parte occidental de la Región, la tasa general de nuevos diagnóstico de VIH ha disminuido ligeramente durante la década, observándose claramente un descenso en las infecciones entre hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres, en gran medida a la estrategía de prevención llevada por estos países.

En cuanto a la transmisión heterosexual ha sido también constante su disminución durante la última década, particularmente entre las mujeres y entre las personas originarias de países con epidemias generalizadas.

En la Unión Europea y el Espacio Económico Europeo, en 2016, 29.444 personas fueron diagnosticadas con VIH en los 31 países que las componen, con una tasa de 5,9 por 100.000.

Los países con las tasas más altas de nuevos diagnósticos fueron Letonia (18,5, 365 casos), Estonia (17,4 casos, 229) y Malta (14,5; 63 casos). El más bajo Eslovaquia, que notificó tasas (1,6; 87 casos), y Hungría (2.3; 228 casos).

A pesar de las mejoras en el diagnóstico precoz del VIH, se diagnosticaron 3.628 casos de sida en 29 países de la UE/EEE. Las tasas más altas fueron reportadas por Letonia (5,8; 114 casos), Estonia (3,1; 41 casos) y Portugal (2,5, 261 casos). No obstante, la tasa de casos de sida se ha reducido a la mitad en la última década.

Preocupa el diagnóstico tardío

En cuanto a los casos de sida, su desarrollo ha variado "enormemente en las tres analizadas, así se puede observar que, si bien la tasa continuó su constante descenso en Occidente, se mantuvo bajo y estable en el centro y siguió aumentando en el Este de la región.

"La altura número de casos de sida en el este es indicativo de infección por VIH con diagnóstico tardío, el retraso en el inicio del tratamiento del VIH y baja cobertura de tratamiento", se lamentan.

El informe hace hincapié en que más de la mitad (51%) de los diagnósticos de VIH reportados ocurren en una etapa tardía de la infección; asimismo, la proporción de aquellos que son diagnosticados tarde aumenta con la edad. En toda la región, el 65 por ciento (UE/EEE: 63 %) de personas de 50 años o más fueron diagnosticados tarde en el curso de su infección por VIH.

Especialmente en este grupo de mayor edad, señalan, "los servicios de salud en la comunidad desempeñan un papel vital en la provisión de oportunidades para el diagnóstico precoz del VIH". Asimismo, recuerda que "el diagnóstico tardío refleja el acceso insuficiente a las pruebas de VIH e información por parte de la población de mayor riesgo".

Ambas organización, instan a los Gobiernos de la Región Europea a mejorar las prácticas de evaluación, especialmente recomienda realizar la prueba del VIH basada en condiciones de salud específicas, como otras infecciones de transmisión sexual, hepatitis viral, tuberculosis o ciertos cánceres, también podría conducir a un mejor diagnóstico.

Diagnóstico precoz, mayor esperanza de vida

La OMS y el ECDC hacen hincapié en que para reducir el número de futuras infecciones por el VIH, Europa debe centrarse en priorizar medidas de prevención eficaces e integrales, como la sensibilización; promoción del sexo seguro, preservativos y terapia de sustitución, provisión de programas de intercambio de jeringas y profilaxis preexposición al VIH.

Asimismo, proporcionar servicios eficientes de asesoramiento y pruebas del VIH, incluidos servicios de diagnóstico rápido, pruebas de VIH basadas en la comunidad y autoexámenes del VIH; y asegurando un acceso rápido a un tratamiento y cuidado de calidad para aquellos diagnosticados.

"Hacer pruebas a las personas tarde, particularmente aquellas con mayor riesgo de infección, resulta en un tratamiento tardío y contribuye aún más a la propagación continua del VIH. Las personas más tarde son diagnosticadas, es más probable que desarrollen sida, lo que lleva a más sufrimiento y muerte. En el Día Mundial del Sida, insto a todos los países a tomar medidas ahora para revertir la epidemia del VIH en Europa", afirma Jakab, director regional de la OMS para Europa.

¿Te interesa el contenido?