Subir de peso después del inicio de la terapia antirretroviral puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiaca

Sin embargo, aún no está del todo clara la contribución que en estos resultados tienen la propia infección por VIH, las toxicidades de los antirretrovirales u otros posibles factores.

sobrepesoLas personas con VIH y un peso corporal situado en el rango normal que aumenten un número sustancial de kilos poco después del inicio de la terapia antirretroviral pueden tener un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular o diabetes, según los hallazgos del estudio D:A:D presentados esta semana en el trascurso de la XX Conferencia Internacional del Sida en Melbourne y que recoge Adismap.

Los resultados de varios estudios observacionales (incluyendo el estudio D:A:D [siglas en inglés de recopilación de datos sobre acontecimientos adversos de fármacos antirretrovirales]) han revelado que las personas con VIH presentan unas tasas más elevadas de enfermedad cardiovascular y problemas metabólicos como la diabetes.

Sin embargo, aún no está del todo clara la contribución que en estos resultados tienen la propia infección por VIH (debido a los cambios inflamatorios y metabólicos), las toxicidades de los antirretrovirales u otros posibles factores. Muchas personas con VIH aumentan de peso después de iniciar la terapia antirretroviral y esto puede tener un efecto perjudicial sobre su salud.

En el análisis se tuvieron en cuenta datos procedentes de 9.321 personas que iniciaban su terapia antirretroviral por primera vez y que no contaban con un historial de enfermedades cardiovasculares antes de iniciar el tratamiento.

El estudio reveló que aumentar una unidad en el índice de masa corporal (IMC) se relacionó con un incremento del 18% de los eventos cardiovasculares en el grupo de peso normal. Sin embargo, en el caso de las personas con poco peso, sobrepeso u obesas, no se observó ningún cambio significativo de este riesgo.

Por poner estos resultados en perspectiva, un hombre de 40 años de unos 70 kilos necesitaría aumentar al menos 3,5 kilos para que se observase un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. En el caso las mujeres con menor peso corporal y altura, cada aumento de una unidad en el IMC supondría un aumento de peso proporcionalmente más pequeño.

Cada aumento de una unidad en el IMC se relacionó con un incremento de aproximadamente el 10% de sufrir diabetes, con independencia del peso.

Aunque estos resultados pueden resultar preocupantes, el principal mensaje a tener en cuenta para las personas con VIH es el mismo que para la población general: el aumentar mucho de peso incrementa el riesgo de sufrir dolencias cardíacas.

¿Te interesa el contenido?