Colectivo LGTB chileno se querella contra un pastor evangélico por acoso

El Movilh solicita a la justicia chilena para el denominado "Pastor Soto" la pena de tres años de presidio menor en su grado medio y una multa de 10 Unidades Tributarias (UTM) mensuales (unos 580 euros).

querella movilhRolando Jiménez (derecha), activista gay y expresidente de Movilh, presentando la querella contra el 'Pastor Soto'El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) ha presentado una querella criminal contra el fanático evangélico Carlos Soto por acoso y ofensas homofóbicas al expresidente de la organización, Rolando Jiménez.

Ramón Gómez, presidente del Movilh, indicó que "Soto no sólo ha increpado a Jiménez, como lo ha hecho con muchas personas. Lo ha perseguido a eventos públicos y hasta nuestra sede". "Lo ha esperado por horas en las afueras de La Moneda y del Congreso Nacional para hostigarlo, lo ha literalmente cercado junto a otras personas en la vía pública para impedir su libre tránsito y le ha lanzado ofensas homofóbicas violentas, comparándolo con el Diablo y Hitler", indicó. Incluso, añadió, Soto sube los vídeos agresivos a su canal de Youtube.

Este mes, Jiménez fue intervenido por un accidente cerebrovascular, y a pesar de esto, Soto llegó hasta las oficinas del Movilh para hostigarlo. “La situación es tan grave que apenas dieron de alta a Rolando por un accidente cerebrovascular, Soto llegó hasta la sede para hostigarlo, sin importarle su delicado estado de salud. Esto es violencia pura”, apuntó Gómez. Incluso, cuando estaban tramitando la querella criminal en el Juzgado de Garantía local en Santiago, Soto protestó en contra de la medida.

La semana pasada, la fundación Iguales, organización que promueve la inclusión de la diversidad sexual en la sociedad chilena, también se querelló contra el "Pastor Soto" por hostigamiento y amenazas en contra de sus dirigentes.

Hace dos semanas, Soto entró en la Cámara de Diputados donde se discutía una ley sobre el reconocimiento legal de las parejas del mismo sexo y se enfrascó en una fuerte discusión con los legisladores hasta que fue expulsado por los guardias. Tras la protesta y arremetida contra algunos parlamentarios, la Cámara Baja decidió presentar acciones legales contra él.

El presidente de la Cámara de diputados, Aldo Cornejo señaló que optaron por acudir a la justicia tras la "inusitada e inaceptable violencia al interior de la Cámara, arriesgando la integridad de los presentes a esta instancia".

¿Te interesa el contenido?