Expulsan a una mujer y a sus hijos de una casa de acogida por ser bisexual

La joven madre estaba en el hogar después de que fuese agredida física y verbalmente por su pareja de distinto sexo, a cuya casa lamentablemente regresó tras la expulsión del recinto administrado por el Servicio Nacional de la Mujer de Chile.

denuncia movilhNorma Castillo, acompañada de Rolando Jiménez del MovilhNorma, una joven madre de 26 años abiertamente bisexual, y sus dos hijos (de 2 años y 6 años) fueron expulsados a altas horas de la noche de una casa de acogida para mujeres víctimas de violencia de género.

Mientras se encontraba en esta casa de acogida, y en medio de una profunda depresión, Norma comentó a otra usuaria del lugar que se sentía entristecida y que necesitaba de su contención y apoyo. Minutos después, en la madrugada, llamó a la puerta de habitación de la otra mujer, y como esta no contestó, Norma abrió la puerta.

“Ahí vi que ella estaba con audífonos. Se los sacó y muy alterada me preguntó que qué hacía. Me sorprendió porque era mi amiga. Al verla así, me fui del lugar. Ese día salí del hogar, volví a las 20:00 horas junto a mis hijos y ahí no me dejaron entrar. Pedí explicaciones, pero no me las dieron, sólo dijeron que eran órdenes de la directora”, relató Norma.

Añadió que “nos trataron como una basura y se limitaron a entregarme una carta donde decían que el fin de semana me fuera a una hospedería. Por supuesto que no lo hice, porque ya no confío en estas instituciones que son capaces de echar a la calle hasta a los niños”.

Norma relató que el lunes 21 de noviembre volvió "a buscar mis cosas y a exigir explicaciones, pues nadie me decía el motivo de la expulsión. Ahí, la directora me trató como si fuese una abusadora, una violadora, y me decía que me habían expulsado porque había faltado el respeto a una usuaria".

Al insistir Norma con que denunciaría lo ocurrido, la directora apuntó que "haga lo que quiera. Tenga cuidado no más con la demanda, porque la persona que se sintió ofendida puede hacer lo mismo con usted".

Desde el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), que han dado apoyo a Norma, han declarado que “expulsar a una madre y a sus dos hijos a la calle un fin de semana, sin darle explicación, sin efectuar investigación alguna, sin confrontar versiones, sumado a que se califique de irregular o falta de respeto que una mujer pida compañía a otra mujer, es un abuso extremo, intolerable, un caso de homofobia repudiable, donde los responsables merecen la máximas sanciones administrativas, así como el ofrecimiento de disculpas públicas a Norma y a sus hijos”.

Del mismo modo, han denunciado la sospecha de que “una mujer abuse de otra mujer sólo por su orientación sexual. Esto es intolerable”.

El Movilh puntualizó que “iniciaremos en pocos días las acciones legales contra los responsables, sean instituciones o personas. Los y las responsables de estos abusos no pueden seguir estando a cargo de una casa de acogida para mujeres víctimas de la violencia, pues son ellos/as mismos/as quienes las agreden, insultan y humillan”.

¿Te interesa el contenido?