Agreden a una pareja tras contar que son homosexuales

Víctimas y agresor se habían conocido en una boda y regresaban juntos en el coche del último, donde tras contar que son homosexuales, fueron insultados y golpeados ante la pasividad del cuarto acompañante.

Jose y su parejaJose y su pareja“Para el coche que me los cargo”. Esta amenaza fue la precursora de una agresión homófoba a una pareja tras contar que eran homosexuales. Los hechos se produjeron el fin de semana pasado después de la boda de unos amigos comunes –evento donde se conocieron- cuando los cuatro regresaban a Valencia después de la celebración.

Según detalla José, uno de los agredidos, en la denuncia presentada, en un momento del trayecto las víctimas decidieron contar que eran pareja después de que los otros dos propusieran “irse de putas” y la respuesta del agresor, que iba de copiloto, fue contundente: “para el coche que me los cargo”.

José cuenta que les llamaron “putos maricones” y “come pollas asquerosos de mierda” y que acto seguido, pararon el coche y el copiloto sacó a su novio y le propinó varios puñetazos y bofetones mientras seguía profiriendo insultos.

Presas del miedo, José y su novio huyeron corriendo del lugar y, tras darse cuenta de que se habían dejado efectos personales como uno de sus móviles, llamaron a la novia –la chica que se había casado- para contarle lo que les había pasado, que tras “no dar crédito” a lo que le contaban, llamó al agresor y al testigo pasivo, que regresaron al lugar de los hechos y volvieron a golpearles. Después, les devolvieron el móvil que habían dejado en el coche.

El agresor y el conductor –que no golpeó ni insultó pero siempre permaneció impasible ante lo que estaba presenciando- volvieron al lugar de los hechos y el conductor les pidió perdón y les ofreció llevarles a casa, pero la pareja rechazó el ofrecimiento. Volvieron a casa en taxi y al día siguiente acudieron al centro de salud para obtener un parte de lesiones que adjuntar a la denuncia por agresión.

Era la primera vez que les pasaba algo así, cuenta José, que reconoce que esta situación les ha dejado en shock y les ha instalado el miedo en el cuerpo: "No habíamos sufrido nunca una situación similar, ni conocíamos ningún caso parecido en nuestro entorno".

"Estás de fiesta, de celebración, pasándolo bien, divirtiéndote, y de repente te pasa algo así, que no esperas, y te encuentras abandonado en mitad de una carretera y sólo piensas en salir corriendo", confiesa. Hicieron pública su denuncia a través de shangay.com pero viven con miedo e impotencia por la sensación de indefensión que tienen: "Lo reconozco, vivo con miedo. El otro día, en un centro comercial, quise volver a la oficina por el temor a encontrarme con la persona que nos pegó. Vivimos con ansiedad y tomando diazepam, porque cuesta hasta conciliar el sueño", lamenta José.

Ahora sólo confían en que se haga justicia: "Nos insultaron, nos agredieron, nos amenazaron de muerte, y no quiero que nadie tenga que volver a pasar por algo así. Crees que estas cosas no pasan pero sí, existen".

loading...
loading...

¿Te interesa el contenido?