Contra la plumofobia. Parte 2: feminismo

La homofobia y discriminación (plumofobia1) que la comunidad LGBTTTIQA expresa entre sí es resultado del machismo estereotípico impuesto por la sociedad, pero esencialmente también es resultado de una lucha no aprendida: el feminismo.

women 3422243 1280 min

Contrario a lo que el machismo (propio o ajeno), la desinformación y los prejuicios nos han hecho creer, el feminismo no es una lucha de las mujeres únicamente. Hay que comenzar por entender que el feminismo es un sistema ideológico que, tomando como punto de partida la perspectiva de género (análisis de la construcción sociocultural del hombre y la mujer) pretende realizar transformaciones funcionales, reales y estructurales en las relaciones culturales y sociales que redunden en el fin de la opresión sexual y la eliminación de jerarquías por género.

Se le llama feminismo porque la lucha fue iniciada por mujeres a inicio del siglo pasado, pero conforme se ha ido desarrollando ésta ha ido involucrado adeptos, incluso el mismo movimiento por los derechos de la comunidad LGBTTIQA provienen inequívocamente de ideas y propuestas feministas.

El feminismo parte de una base conceptual: la sororidad, un pacto entre mujeres para la “eliminación social de todas las formas de opresión social de todas las formas de opresión y al apoyo mutuo para lograr el poderío genérico de todas y al empoderamiento vital de cada mujer”(2).

La lucha sororidaria es por una integración que evite desgastantes luchas intestinas y que nos haga a todas y todos participes del mismo frente: la erradicación de la violencia de género. Este concepto llega a ser trascendental en la construcción del movimiento feminista, pues permite el robustecimiento y solidificación de sus filas así como la integración de un cuerpo de estudio que permite análisis tan profundos como la deconstrucción del mismo movimiento.

Pese a que nuestros objetivos e ideas son similares, parecemos ubicarnos lejos de ésta identidad feminista, pues son notables las encarnizadas afrentas que vive el colectivo contra si mismo: parece que lejos de reflejarnos, solo nos confrontamos. Los motivos sobran, las conciliaciones faltan.

No es que el feminismo sea la panacea o que no tenga confrontaciones internas, sino que han aprendido a que existen distintas versiones y fuentes del feminismo y por tanto no se puede llegar a un purismo, llevando con ello la aceptación e integración de una manera más o menos respetuosa por las ideas ajenas.

Los miembros del colectivo de diversidad sexual adolecemos de un término similar que nos recuerde de forma más expedita esa hermandad, esa adelfia que nos une como miembros del mismo colectivo en pro de transformar nuestra sociedad por una incluyente, humana, libre de violencia y discriminación.

Adelfia (3) que luche contra la plumofobia, contra perpetuar roles y estereotipos de género; que nos ayude a reflexionarnos e integrarnos de manera profunda como simples seres humanos que cohabitamos el mismo mundo, que seamos como seamos tenemos las mismas capacidades para trabajar, para amar, sentir, soñar.


1 Plumofobia: Discriminación contra los miembros de la comunidad LGBTTIQA por miembros de la misma comunidad.

2 Ríos, M. L. (2006). Pacto entre mujeres: Sororidad. Aportes para el debate, https://www.asociacionag.org.ar/pdfaportes/25/09.pdf.

3 Adelfia: Vocablo griego que apela al sentimiento irrestricto de hermandad

¿Por qué solo esperamos ser tratados con respeto o como iguales por los demás y no lo hacemos nosotros mismos por sinónimo? No es necesario que todo provenga de alguien más. Así mismo, que la limitación lingüística no sea el pretexto para restringir la explorar la mayor cantidad de recursos ideológicos, conceptuales, etcétera que nos ayuden a ser más tolerantes y receptivos de nuevas formas de ser y pensar, por que sí el respeto y aceptación no comienza por uno mismo, no podemos esperar a que comience por el otro.

Bibliografía

Bermejo, D. (27 de Junio de 2017). 'Plumofobia', así es la homofobia entre gays que se multiplica en Internet. El Mundo España, pág.http://www.elmundo.es/f5/comparte/2017/06/27/5950fa0a46163f5d4b8b465d.html.

Ríos, M. L. (2006). Pacto entre mujeres: Sororidad. Aportes para el debate, https://www.asociacionag.org.ar/pdfaportes/25/09.pdf.

¿Te interesa el contenido?