Madonna inaugura el año con un discurso en apoyo al colectivo LGTB

Madonna comenzó el año ofreciendo una actuación en el famoso local Stonewall Inn de Nueva York, para conmemorar el 50º aniversario de los disturbios que sucedieron el 28 de junio de 1969 en este local en defensa del colectivo LGTB.

Madonna

Madonna visitó el legendario Stonewall Inn, acompañada de su hijo David Banda, el pasado 31 de diciembre, ya que fue elegida por el local como embajadora para celebrar el 50º aniversario de aquellos disturbios que marcaron un antes y un después en los derechos del colectivo LGTB.

La reina del pop habló de cincuenta años de sacrificio, así como medio siglo de lucha contra la discriminación, el odio o la que consideró peor de todas: la indiferencia. "Estoy aquí en el lugar donde comenzó el Orgullo, el legendario Stonewall Inn, en el nacimiento de un nuevo año. Nos reunimos esta noche para celebrar los 50 años de revolución", indicó. Después, entre aplausos del público, continuó su discurso dirigiéndose a quienes se han enfrentado al "odio, discriminación e indiferencia. Nunca olvidemos las raíces del Stonewall ni a aquellos que se levantaron y dijeron 'basta'.

Hace medio siglo, Stonewall se convirtió en un momento definitivo y punto crucial en la historia". Madonna recordó todo el trabajo que se ha realizado hasta llegar a este momento, sin olvidar todos los obstáculos y desafíos a los que ha tenido que enfrentarse la comunidad LGTB. También hizo mención a la causa por la que emergió el movimiento, que no fue otro que la supervivencia a la discriminación y el odio.

Stonewall Inn es un local que mostraba visiblemente al público homosexual durante los años 50 y 60 y fue en aquellos célebres disturbios cuando la comunidad se levantó contra la persecución continua a la que estaba expuesta. Madonna, muy emocionada, pidió el cese de la brutalidad, la opresión, el dolor y el sufrimiento, diciendo que "suficiente violencia se ha infligido a la comunidad LGTB". Después de estas palabras, la diva sorprendió a todos cuando interpretó dos canciones con su hijo David Banda a la guitarra: "Can't help falling in love", el éxito de Elvis Preasley de 1961 y su gran éxito “Like a prayer”.

¿Te interesa el contenido?