coachinggay grande

El "no" en la pareja gay y hetero

En nuestras relaciones, y sobre todo en las de pareja, muchas veces, hay una palabra que nos cuesta decir o escuchar: "no".

Me refiero a todos los ámbitos de la pareja, desde gustos por las comidas, dónde vivir, qué tipo de películas, hasta los gustos sexuales, o el tipo de relación de pareja que se tiene o se quiere.

Frente a ese “no” me surgen algunas preguntas:

  • no¿Qué sucede si tu pareja te dice “no” a algo que le pides?
  • ¿Cómo te sientes cuando te dicen ese “no” a ti?
  • ¿Creéis que es bueno doblegarse siempre ante lo que te pide o a lo que pides?
  • ¿Por qué nos cuesta decirlo o escucharlo? ¿Desconfianza, falta de libertad, miedo, tristeza, no respetar los gustos u opiniones del otro, evitar discusiones?
  • ¿Es sano ese comportamiento en una relación?
  • ¿Piensas que no te quiere o que no lo quieres?
  • ¿Temes que se vaya con otro, temes perderlo?
  • ¿Crees que así te van a querer o respetar más?
  • ¿Siempre se tiene que hacer lo que quieres o lo que quiere el otro?

Desde la propia experiencia y otras que he conocido y tratado como coach y asesor personal, casi siempre he visto que hay una parte más dominante y otra algo más sumisa. Se asume un rol, que puede ser el que realmente somos, o al que nos adaptamos. No hablo tampoco del “ceder”, ni de los “límites”, porque en toda relación, nos guste o no, en algo cedemos para ir adaptando y modelando la relación. Hoy no voy a entrar en esto, pero sí creo que no es incompatible con el saber decir “no” cuando no queremos o no nos gusta algo.

Saber decirlo o escucharlo es un ejercicio muy sano, y creo muy necesario. Nos permite saber lo que la otra persona puede querer, lo que le gusta o lo que no, fundamental para una relación sólida.

pareja gay copyDecirlo demuestra confianza, libertad, autoestima y respeto hacia ti mismo; y hacerle saber a tu pareja lo que quieres y lo que no, valentía. Muestra seguridad, algo que puede despertar admiración. No se si estaréis de acuerdo, que muchas veces parecemos un rebaño de ovejas, que nos dejamos llevar siempre por lo que se dice, se hace o se piensa.

¿Qué pasa? ¿No tienes opinión, ni gustos, ni principios propios? ¿Eres o quieres ser una cometa manejada por tu pareja?

Saber escucharlo y aceptarlo, para mí, demuestra respeto al otro, mentalidad abierta, humildad, cariño, aceptación de lo que es y quiere tu pareja, lo que me lleva al amor. Es querer que la relación funcione realmente; es tener en cuenta que la pareja la forman dos personas, con sus virtudes, defectos, gustos y elecciones. Como se dice coloquialmente, “que cada uno es de su padre y de su madre”, y con esas cartas hay que jugar.

¿Quieres que tu pareja actual, o la siguiente, funcione? ¿Quieres una relación sólida, con confianza y libertad? Revisa esta pata del “no”, y si es necesario repárala, verás cómo cambian las cosas. Saber decir o escuchar un “no” a tiempo puede salvar tu relación. Si quieres hacerlo y no sabes cómo, pide ayuda.

Y una última cosa, desde mi experiencia, si por comenzar a negarte a ciertas cosas la relación se rompe, igual no era la persona adecuada para ti, y con el tiempo te alegrarás, te respetarás, te valorarás más y tu autoestima aumentará.

Vamos a practicarlo, siempre desde el cariño y el respeto hacia el otro.

¿Te interesa el contenido?