El colectivo LGTBI encuentra en la energía solar una nueva aliada

La iniciativa promovida por la empresa de no lucro ecooo revolución solar, en beneficio de la Fundación Veintiséis de Diciembre, incide en cómo la conquista de derechos, tanto sociales como ambientales, es una cuestión inaplazable, diaria y que compete al conjunto de la sociedad.

orgullo solar

Hace ocho meses la lucha por la conquista de derechos LGTBI encontró en la energía solar una nueva aliada. Dos entidades que, a priori, no parecía que tuvieran muchas cosas en común, se unieron para lanzar Orgullo Solar, la campaña que une la lucha por los derechos y visibilización del colectivo de mayores LGTBI y contra el cambio climático, apostando por un nuevo modelo energético alimentado con energía solar.

La última manifestación del Orgullo LGTBI de Madrid, cuyo objetivo era reivindicar la despatologización de las personas transexuales y denunciar la opresión que se vive en otros países, ha sido la más numerosa de la historia de nuestro país congregando a más de dos millones de personas. Transcurridos cuarenta años de la primera manifestación del movimiento LGTBI en España, una marcha inclusiva, por las Ramblas de Barcelona,  que pedía la despenalización de la homosexualidad y la derogación de  la Ley 16/1970 sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social, lo que no sucedió hasta el 26 de diciembre de 1978, aún quedan muchas cosas por hacer, entre ellas, reconocer la labor fundamental que desarrollaron el colectivo que hoy en día se denomina de mayores LGTBI.

En estas cuatro décadas las cosas han cambiado mucho en España, sin embargo, para aquellas personas pioneras en alzar la voz contra las injusticias, en marcar el camino de la lucha y en reclamar sus derechos, el espacio de reconocimiento es pequeño o incluso, en muchos casos, inexistente. Es necesario recordar que la conquista de derechos es diaria y, una parte de lo alcanzado a día de hoy, es fruto de lo logrado por aquellas personas que decidieron enfrentarse a la persecución y la represión para que hoy podamos vivir nuestra orientación e identidad sexual o de género desde la visibilidad. Personas, hoy ya mayores, que sufren el ostracismo, la invisibilización y la falta de apoyos o ingratitud de una parte de la sociedad y las Instituciones. Personas que con un gran esfuerzo y lucha lograron vivir parte de sus vidas fuera del armario ahora tienen que regresar a él, y volver a vivir con miedo porque a los mayores LGTBI, por ejemplo, en las instituciones como residencias de mayores no les permiten vivir su orientación sexual e identidad sexual o de género en libertad. Personas como Brenda, Federico o Rosa, que muestran una orgullosa vida y que han visto iluminados sus primeros recuerdos, en un acto de recuperación de los referentes pasados.

Como apuntaba Rosa, cuando decía: “Me gustaría imaginarme un futuro más equilibrado, con una armonía y energía potente en la forma de comportamiento de unas personas con las otras, desde el respeto y el cuidado mutuo”, es necesario construir un futuro justo y sostenible. Un futuro para el recuerdo.

Para Federico, presidente de la Fundación Veintiséis de Diciembre, “la energía es parte de mi vida, es como la tierra, mi casa, mi familia y amigos. Es algo que debemos cuidar. El contacto y cuidado de la naturaleza debe estar presente en nuestras vidas”.

Con Orgullo Solar se planteaba socializar una planta solar fotovoltaica para que las personas interesadas en participar con sus ahorros (desde 100€) en esta inversión ética y desde los valores de la economía social y solidaria, no sólo  se convirtieran en productoras de su propia energía renovable si no que también apoyaran a la Fundación Veintiséis de Diciembre y su labor. Dinero puesto al servicio de las personas y la conquista de derechos, con una rentabilidad del 5% después de impuestos.

Una forma eficaz de luchar contra las inaceptables trabas que la normativa impone a las renovables distribuidas y, al mismo tiempo, una manera de actuar contra la discriminación de las personas por su orientación sexual o su identidad de género. El proyecto Orgullo Solar, con una inversión total de 74.370 euros, proporcionará a la Fundación Veintiséis de Diciembre unos ingresos anuales mínimos de 750€, durante 23 años, destinados a financiar sus programas con el colectivo de mayores LGTBI, un colectivo olvidado e invisibilizado en muchas ocasiones.  

Ocho meses después, se ha completado la socialización de la planta solar fotovoltaica, gracias a la participación de más de una treintena de personas. Esta planta comunitaria, ubicada sobre cubierta en Mejorada del Campo (Madrid) y con una potencia de 20 kW, generará 31.320 kW al año, lo que permitirá evitar la emisión de 26,72 toneladas de CO2 al año.

Orgullo Solar es una iniciativa que se posiciona al lado de una gran comunidad en favor de la defensa de los derechos LGTBI y hace un merecido reconocimiento a las personas que llevan tantos años conquistando estos derechos. Al mismo tiempo busca incrementar el número de personas que apoya, con sus actos, la necesaria y urgente transición energética, ante los desafíos medioambientales que afronta un planeta al borde del colapso.

¿Te interesa el contenido?