Consejos para disfrutar del sexo en la playa

Practicar relaciones sexuales sobre la arena es una de las fantasías más populares entre los españoles.

playaEl verano es la mejor época del año para practicar sexo. Tal y como explica la sexóloga Eva Mª. González, esta época del año aumentan nuestros niveles de testosterona, disponemos de más tiempo libre, rompemos con la rutina, crecen nuestras relaciones sociales con los demás...

Y, a la hora de mantener relaciones sexuales, la idea de hacerlo sobre la arena es una de las fantasías que más gusta entre los españoles.

Sin embargo, para poner en marcha esta práctica no vale todo. Para disfrutar de una experiencia única conviene tener en cuenta los siguientes consejos.

Precauciones antes de practicar sexo en la playa

Escoge la playa. No en todas las playas está permitido mantener relaciones sexuales. Por eso, decide previamente el lugar más adecuado para evitar que la experiencia no traiga consecuencias negativas en forma de posibles multas.

¿Qué zona elegimos? La orilla del mar, humedecida por el cercano romper de las olas, es una de las zonas más propicias para el sexo. Si decides alejarte de aquí, comprueba que la arena oculta posibles ramas o elementos que puedan dañar tu cuerpo.

Utiliza lubricante. Si practicas sexo dentro del mar, el agua podría dañar o romper el preservativo, haciendo dolorosa o peligrosa la penetración.

Evita la crema. Cualquier aceite bronceador o crema protectora hará que tu cuerpo se impregne rápidamente de arena, lo que podría resultar muy incómodo.

Utiliza una toalla o una sábana. Evita que vuestras zonas íntimas estén en contacto directo con la arena, lo que podría derivar en escozores o infecciones.

Cuidado con los animales marinos. No te olvides que el mar es el hábitat de varios animales marinos. Ten en cuenta que, si practicas sexo dentro del agua, podrías llevarte alguna desagradable sorpresa en forma de, por ejemplo, alga marina.

Sé rápido. A pesar de que las prisas no son buenas consejeras, conviene que no te prolongues demasiado en la práctica del sexo. La posibilidad de ser descubierto (y multado) es más que real.

Déjate llevar. Pero el riesgo también hará que aumente tu deseo y el encuentro sexual sea más placentero. Si decides hacerlo disfruta de esta experiencia al máximo, no sabes cuándo se puede volver a repetir.

¿Te interesa el contenido?