coachinggay grande

Cómo potenciar tus armas de seducción masiva (I)

romanticismo gay¿Qué es para ti seducir? ¿Cómo se te da el arte de seducir? ¿Tienes arte para ello? ¿Te consideras seductor?

Seducir. Definición: Hacer que otra persona se sienta atraída o enamorada de ella utilizando los recursos necesarios para ello. Conseguir tener relaciones sexuales con otra persona.

Para seducir se pueden usar “buenas o malas artes”, dependiendo de la intención… La RAE, en una de sus acepciones, habla de “engañar con arte y maña; persuadir suavemente para algo malo”. Ahora entraremos un poco en esto, pero nosotros vamos a hablar de la maña, usando las buenas artes, para conseguir algo bueno y positivo.

Antes de entrar en materia, y tras leer algunos artículos y las referencias que os he dicho, me surgen estas preguntas: ¿de qué sirve usar el engaño o las malas artes para conquistar?

Si que puedes conseguir lo que quieres o a quien quieres, sin embargo ¿es ecológica (buena) esa opción? ¿qué puede suceder cuando la otra parte descubra la realidad? ¿cómo te vas a sentir contigo mismo viviendo en un posible engaño? ¿crees que usar el engaño y malas artes es la mejor opción? ¿cómo te sentirías si te lo hicieran a ti?

seduccion gayUna vez has conseguido lo que quieres, ¿estás dispuesto a vivir en un paripé continuo, sin ser tú realmente, para mantener lo que has conseguido? Alguno/a me diría que si, yo personalmente opino que no, si quiero algo o estoy con alguien es para que me quiera como soy y al contrario, no una falsedad. Con el trabajo que me ha costado quererme a mí mismo, ¿comenzar de nuevo a vivir algo que no soy? Creo que va a ser que no…

No es mi intención juzgar a nadie, cada uno decide lo que cree mejor para su vida. Son preguntas para empezar a plantearnos qué y cómo queremos seducir, para qué, cómo queremos que sean nuestras relaciones.

Si somos sinceros, en el colectivo LGTB, muchas veces vemos esta postura, incluyéndonos todos o casi todos. Si preguntas, acaban saliendo palabras y frases como: falsedad, postureo, no es lo que imaginaba, no era como decía o aparentaba, pura fachada, que desencanto… (que lo hemos dicho o lo han dicho de nosotros).

Las mañas y buenas artes de seducción

seduccion gay 2Siempre que oigo la palabra seducir se me viene a la mente los pavos reales cuando despliegan todo el esplendor de su plumaje, que impacta, te seducen. Sacan su mejor “arma” para llamar la atención. ¿Tú sabes cuáles son tus mejores armas? ¿Sabes cómo potenciarlas y sacarles partido?

Muchas veces nos preguntamos, y me preguntan como coach, cómo hacer para que se fije en mí, cómo acercarme y conocer a ese alguien. A veces pensamos o creemos que es imposible, nos da vergüenza, quién se va a fijar, nunca lo conseguiré… en un ambiente donde hay tanta “competencia”, donde muchas veces se le da una gran importancia al físico, donde hay tanta etiqueta, donde no nos atrevemos a mover ficha por miedo a no ser correspondidos.

Tenemos grandes ejemplos de personajes expertos en seducción como Cleopatra, y por supuesto, la interpretación de Elizabeth Taylor. Sería bueno analizar, quizás no lo que hacía, que a veces era un poco maléfica, pero si cuál era su actitud para seducir. Y por supuesto, Don Juan conquistando a Doña Inés.

De los primeros en hablar de los mecanismos de la seducción fue el poeta Ovidio (43 a.C. – 17 d.C.) en su obra Amores y decía, en esta metáfora para mí muy acertada, que "todo amante es un soldado en guerra". ¿Cómo van los soldados a la guerra? ¿Cuál es su actitud antes: victoria o derrota? ¿De qué van o deberían ir convencidos? ¿Se adiestran para ello? ¿De qué forma aplicarías estas preguntas al tema que estamos tratando y en primera persona?

En esta primera parte, me gustaría hiciéramos, con lo hablado hasta aquí, una toma de conciencia de cómo es nuestro poder de seducción. En siguientes artículos nos adentraremos en cómo potenciar nuestras “armas de seducción” desde dos aspectos…

Aparte de las preguntas y reflexiones del artículo, te invitaría a coger lápiz y papel, y dar un pasito mas, ¿cuáles son tus fortalezas y cuáles tus debilidades a la hora de seducir? Y al hablar de fortalezas y debilidades (o puntos débiles), hablamos de lo propio, lo interno, tu personalidad, tu cuerpo. Vamos a hacer, lo que en coaching llamamos un DAFO aplicado a la seducción (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades).

Hacer una lista de cuáles crees que son tus mejores armas para seducir, qué es lo que destacas de ti, cómo haces para atraer la atención; y lo contrario, qué cosas de ti ves como desfavorables a la hora de seducir. No es cuestión de traumatizarnos más con lo desfavorable, sino ponerle nombre, reconocerlo y veremos cómo corregirlo y mejorar / potenciar.
En próximas entregas seguiremos hablando de este tema…

¿Te interesa el contenido?